EN XIXÓN: JORNADA CONTRA LA IMPUNIDAD "LUCIANO VIVE"

Jornada Internacional contra la Impunidad - LUCIANO VIVE
Miércoles 11 de septiembre, 20 horas, Plaza del Parchís, Xixón


Convoca: Colectivo de Colombianos-as Refugiadas en Asturias “Luciano Romero Molina”.


Hace ocho años, un once de setiembre estaban secuestrando, torturando y asesinando al sindicalista Luciano Romero, quien meses antes había estado acogido a un programa de protección temporal en Asturias.. No hay autores intelectuales, como tampoco los tienen los casi TRES MIL SINDICALISTAS asesinados en Colombia.

Para luchar por el derecho a la vida y contra la impunidad, el sindicato de los trabajadores-as de la industria de alimentos, SINALTRAINAL-CUT, ha convocado a una JORNADA INTERNACIONAL CONTRA LA IMPUNIDAD con el nombre de Luciano.

En Asturias, donde Luciano vivió refugiado medio año, haremos un ACTO POLITICO, SOLIDARIO, el MIERCOLES 11 de septiembre a las 20 horas en la Plaza del Parchís, Xixón, al que invitamos a los sindicatos, amigos-as y gentes solidarias de Asturias.
 
Conmemoración del octavo aniversario del asesinato de Luciano Enrique Romero Molina, ocurrido en Valledupar – Cesar Colombia, el 11 de septiembre de 2005.

El crimen aún se encuentra impune a pesar de que varios de los responsables materiales están condenados. Aún faltan los responsables intelectuales.

8 años de su asesinato y el crimen aún se encuentra impune a pesar de que varios de los responsables materiales están condenados. Aún faltan los responsables intelectuales. En Colombia la fiscalía se ha negado a abrir la investigación contra los ejecutivos de Nestlé y en Suiza la justicia evade la investigación.

En la lucha permanente contra la impunidad y por la búsqueda de la verdad y la justicia integral contra los responsables del genocidio contra el movimiento sindical colombiano, los invitamos a participar en la Jornada Internacional contra la Impunidad - LUCIANO VIVE.

Queremos reivindicar los aportes de Luciano a la lucha de los pueblos, de los oprimidos, de los presos políticos, de los obreros del mundo.

Movilizaciones, paros, plantones, foros, conversatorios, presentaciones públicas, etc., toda acción de masas que nos permita decirle al mundo, que a pesar del terrorismo del estado colombiano y de la política violenta de las multinacionales, seguimos aportándole a la construcción de una Colombia digna y soberana.

En distintos lugares del planeta miles de nombre y mujeres han levantado sus voces exigiendo justicia por el crimen de Luciano, los invitamos a que nos acompañen en esta jornada.

 
11 de septiembre en Valledupar - Cesar.

6 a.m. Alborada por la vida y la paz de Colombia. Una vez más le decimos  al mundo que LUCIANO VIVE en las luchas de nuestros pueblos.

9 a.m. Rueda de prensa. Persistimos en conquistar la verdad.

11 a.m. Ofrenda floral en la tumba de Luciano y Homilía en el Cementerio Central de Valledupar. 

3 p.m. – 6 p.m. Foro “Impunidad y Paz en Colombia - LUCIANO VIVE”.

7.30 p.m. – 10 p.m.  Conversatorio. Familiares, amigos, compañeros de trabajo, sindicalistas, sectores sociales, CUT Valledupar, Colegio Manuela Beltrán, otras organizaciones. Memoria histórica.


video: http://www.oidhaco.org/?art=1709&lang=es


Luciano 8 años de su asesinato.

a esta nota, le cambiamos el 7 por 8 años...y  tiene la mismita actualidad..
 
/textos/hemeroteca/2012_1/aniversario-persecuciones.html
 
 
Aniversario y persecuciones sin tregua

Hace ocho años, el 11 de septiembre, torturaron y asesinaron en Colombia al sindicalista y amigo Luciano Romero Molina. No lo olvidamos, no podemos olvidarlo por dos razones: nos hicimos amigos cuando la solidaridad asturiana le abrió sus puertas medio año, y sobre todo porque la persecución continúa. Cincuenta sindicalistas han sido asesinados en los dos años de gobierno del presidente Juan Manuel Santos.

La persecución a muerte contra la dirigencia sindical colombiana es otra de las realidades  ocultas de un conflicto social del que se habla poco y en el que los trabajadores -movilizados por sus derechos- caen sin remedio, sin que la justicia encuentre responsables. En el mejor de los casos –menos del 2%- se investiga con desgana y se  condena a los autores materiales, que en el caso de Luciano se demostró judicialmente fueron integrantes de la policía secreta en alianza criminal con los grupos narco-paramilitares.

Pero ¿quién ordenó matar a Luciano? ¿Quiénes ordenaron el asesinato de casi tres mil sindicalistas colombianos?

Una parte de la responsabilidad de este genocidio hay que buscarla en la cultura antisindical impulsada desde hace un siglo por empresas como la vieja compañía UFCO, que convirtió en repúblicas bananeras a los países de Centroamérica  y a nuestra Colombia. Allí miles de obreros en huelga fueron asesinados por el ejército nacional en la noche del 6 de diciembre de 1928 para proteger los intereses de esta multinacional. Esa masacre ocurrió, no es fruto del realismo mágico –o trágico- del Macondo Garciamarquiano.

Desde 1928 la persecución sindical se ha revestido de justificaciones diversas. Son el peligro comunista y hay que exterminarlos dijeron durante mucho tiempo y casi lo consiguen, aunque en esa época no había guerrillas. Son los responsables de la quiebra de las empresas, se afirmó después con el mismo propósito. Son aliados del  terrorismo, afirmó el expresidente Alvaro Uribe Vélez al descalificar de manera pública la labor de quienes defienden los derechos humanos  y laborales. Pretendían configurar  el escenario de “normalidad” para justificar el asesinato sistemático de los representantes de los trabajadores.

La patronal tiene una gran responsabilidad. Algún día los monopolios económicos y mediáticos no podrán seguir ocultando la verdad. Por ahora hay una denuncia admitida a trámite contra Nestlé en marzo del 2012 ante la Fiscalía de Zug (Suiza) por dejar a Luciano sin protección ante el peligro inminente. Meses antes lo habían despedido de manera ilegal y en medio de la persecución.

La existencia de las guerrillas desde hace medio siglo ha servido de excusa para la persecución sindical. Por eso vemos con esperanza que el actual gobierno abra la puerta a diálogos de paz con la insurgencia. No hay otro camino en vista de que el Estado no pudo derrotarla, a pesar de la gigantesca ayuda militar de los Estados Unidos y de las armas que le vende Europa.

Ya era hora de hablar de paz y de justicia social. Esta guerra –también oculta u olvidada- la está pagando la población civil, gentes que no son combatientes pero que reciben, como Luciano, el tratamiento de enemigo para proteger intereses foráneos, como hace un siglo.

Asturias ha continuado acogiendo cada año y por seis meses a sindicalistas colombianos en riesgo. Eso le honra. Nosotros/as se lo agradeceremos siempre, como en su momento lo hizo Luciano al despedirse de la única tierra donde se sintió seguro.

Javier Orozco Peñaranda


8 años después, la tortura y asesinato del dirigente sindical de Nestlé continúa impune El 11 de septiembre asesinaron a Luciano Romero

El otro 11-S:

El mismo día, además de aniversario 40 del Golpe Militar en Chile, de la Diada en Cataluña, es el aniversario octavo del asesinato del sindicalista despedido de Nestlé Luciano Romero Molina, quien estuvo acogido por el Programa Asturiano de Atención a Víctimas de la violencia en Colombia y fue brutalmente torturado y asesinado un 11 de septiembre en la ciudad de Valledupar, miembro del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sistema Agroalimentario - SINALTRAINAL defensor de derechos humanos, vinculado a la Fundación Comité de Solidaridad con los Presos Políticos.

Dentro del proceso por el asesinato de Luciano han sido detenidos y condenados 4 paramilitares del Bloque Norte y se adelantan investigaciones contra agentes de la policía secreta DAS.

Pero quienes dieron las órdenes, los autores intelectuales, los beneficiarios del crimen, siguen en la impunidad.

Al día siguiente del asesinato de Luciano una importante y representativa cantidad de organizaciones y personas solidarias nos concentrábamos en la Plaza Mayor de Xixón, acompañados de las autoridades locales y del gobierno autonómico.

Posteriormente se ha podido saber (por la documentación de investigación de la Fiscalía General de Colombia) que en ese acto de repulsa también estaba espiando ilegalmente el temido y terrible Departamento Administrativo de Seguridad colombiano, DAS, acción por la que un juzgado español está llevando a cabo una investigación que implica al ex-presidente Uribe, responsable directo de esta tenebrosa policía política.

El asesinato de Luciano Romero Molina fue preparado y acometido con las mismas estructuras de alianza entre policía y pistoleros-paramilitares de extrema derecha. Una alianza que se repite en numerosos actos criminales de Colombia de forma sistemática.

El Fiscal General de Colombia Mario Iguarán afirmó ante la Comisión Asturiana de Verificación de los Derechos Humanos que el asesinato del sindicalista LUCIANO había sido un "crimen pasional".

Pero la presión internacional hizo investigar los hechos, evitó que se desviara la investigación y comprobó que fue un asesinato con motivaciones políticas, cometido mediante una alianza criminal de la policía secreta -DAS- y los grupos narcoparalimitares.

Aún cuando el Juez ordenó la investigación de los directivos de la multinacional NESTLE – CICOLAC, no existen mayores avances en este sentido a pesar que en la diligencia de versión libre del jefe paramilitar Salvatore Mancuso, el jefe extraditado informa “Estos son por sectores con las respectivas empresas que le prestaban financiación a las AUC: Lecheros COLEGAN, CICOLAC Y PROLECHE”.

Juicio en Suiza:

El Centro Europeo de Derechos Humanos y Constitucionales (ECCHR) y SINALTRAINAL, con el apoyo de la confesional Miserior, radicaron la DENUNCIA contra Nestlé y cinco de sus gerentes ante la fiscalía de Zug, SUIZA. Convencidos de que “al consorcio Nestlé y a sus gerentes les cabe una corresponsabilidad en la omisión de la protección de Romero, ya que Nestlé-Cicolac sabía de las amenazas proferidas contra el sindicalista”.

Durante su estadía en Asturias Luciano mostró una actitud propositiva en lo unitario que ameritaría rechazar todo sesgo de sectarismo, y animaría a favorecer el espíritu unitario que hasta el momento ha prevalecido: a modo de ejemplo Luciano, y otros refugiados, participaban en el salón de plenos del ayto de Siero, en el 25 aniversario de otro Romero, el obispo mártir de El Salvador, junto a la hermana Cecilia Naranjo de Justicia y Paz.

Cuando el resto de refugiadas y refugiados en Asturias decidieron darle su nombre al colectivo, estaban también favoreciendo esos valores de la pluralidad y el respeto, que fueron intensificados asimismo en todos los aniversario del vil asesinato.

El año pasado, cuando la Octava Delegación Asturiana visitaba la cárcel de Valledupar pudo rememorar los lugares de estricto control militar por donde llevaron amarrado a Luciano en su propio taxi, en las narices de los uniformados..

Sucesivas pequeñas aportaciones, más morales que económicas, han tratado de sacar de la absoluta indefensión a la familia de Luciano, que sigue lejos de conocer la verdadera justicia por este crimen horrendo.

Apelamos a la solidaridad de todas las organizaciones de derechos humanos para exigir una justicia total, que no se quede solo en la condena y castigo de los autores materiales de este Crimen de Lesa Humanidad sino también que alcance a todos los autores intelectuales, incluidos a los miembros del Gobierno y de las empresas privadas que lo prepararon y se beneficiaron del mismo.

/textos/luciano/indice.htm

Luciano en Asturias.

Se nos entrecruza el aniversario octavo del asesinato de Luciano  Romero Molina, con el recurrente tema de la Paz, que cada diez años, más o menos, tiene un auge importante, y que hasta el momento ha sido siempre abortado: o bien antes de conseguir Acuerdos, o bien después de conseguirlos, como en el 84, con el asesinato y desaparición de miles de colombianas y colombianos.

Cuando Luciano compartía refugio temporal en Asturias le acompañaban Rosmerli, que regresó a Colombia, pero volvió a Valencia donde estudió y terminó tesis doctoral (¿casualidad que lleve por título "responsabilidad internacional penal por crímenes internacionales" /(...)crimenes-internacionales.html que publicamos también en Pachakuti, y ahora sigue su ruta en tierras francesas, Arístides, a quien por la edad Luciano le traba como hijo, y que a su regreso a Colombia fue encarcelado junto a su papá y su mamá, y luego liberado con sentencia absolutoria, y salió otra vez al refugio ecuatoriano, y formó pareja y les nació su hijo,  y por allá sigue, en la lucha de los jóvenes conscientes, Y Esteban Barbosa, que además de prestigioso dirigente de taxistas en Cartagena, que declara en público cada vez que tiene ocasión que es Camilista, ahora dirige un poderoso sindicato nacional de transportes, donde además hay camioneros, y otros transportistas como pilotos de aviación.

Cuando Luciano fue asesinado sus sucesores en el refugio asturiano eran Yolanda, Lida, Lola y Tomás, dos del Cauca y dos del Atlántico. Tomás recibió la primera llamada cuando estábamos en Oviedo, en un pasacalles de protesta ante la gobernación de Trevín por la enorme represión que hubo el día anterior en Cangas de Onís, donde el pueblo fue intervenido por la guardia civil para "proteger" y dar cobertura a los fascistas que llegaron a la antigua capital de Asturias con sus consignas racistas. Una represión que daría como respuesta, por muchos meses, a la hermosa campaña "35", que se reprodujo por todas las esquinas de nuestra tierra.

Cuando se convocaba la repulsa por el asesinato e Luciano en la Plaza Mayor de Xixón, más de 70 organizaciones y colectivos firmaron de urgencia un comunicado de condena, una Carta a Uribe y otra a Moratinos,  y unos años más tarde supimos que en esa plaza la larga mano del DAS estaba espiando ilegalmente, motivo por el cual el nombre de Luciano vuelve a estar de forma indirecta en un juzgado de Madrid que investiga estos y otros espionajes, en un proceso en el que Pachakuti hace parte de la acusación.

Cuando Luciano y Esteban compartieron con Cecilia Naranjo de Justicia y Paz en el salón de Plenos del Ayto de Siero el acto de 25 aniversario del asesinato del Obispo Romero, nos recordaron también su compromiso creyente y la Solidaridad mutua, con la hermana Cecilia y el Obispo mártir, en la misma sintonía de lo que denominan "la fe en el Cristo de los pobres" o también "teología de la liberación", que parece, es el mismo sentir, de otro cura que hoy nos acompaña, el padre Alberto Franco, director de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz, tan perseguida o más que los sindicalistas, por acompañar a las comunidades en sus aspiraciones de Vida.

Otros curas, del CINEP, son los que han sacado uno de los informes trágicos , http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article40587 y demuestran que cada 72 horas se asesina un sindicalista en Colombia. A destajo. Luciano Romero es "sólo" uno de esos tresmil, y su nombre nos anima a

seguir e-xi-gi-en-do, sr Santos,  el cese del sindicalicidio y de la maldita Impunidad.