entrevista a Andrés y Rafael, de Cartagena..
Asturies, tiempo de verano y de solidaridad, por las calles de Xixón,

en algunas actividades sociales, pintando murales en la Semana Negra se pueden ver ias personas colombianas refugiadas en Asturias, entre ellas están Andrés y Rafael, dirigentes sindicales en Cartagena, ¿Cuál es la particularidad? En otro contexto Andrés y Rafael fueron gravemente heridos en un atentado de sicarios paramilitares; Andrés era el escolta de Rafael, un escolta de confianza que repelió la agresión y, aunque heridos los dos, Rafael y Andrés, logró salvar la vida del dirigente petrolero…

Pachakuti:- Yo había puesto aquí una preguntina para  Javier Orozco, ¿por qué existe un programa de estas características en Asturias?

-Javier Orozco: Un programa de estas características existe en Asturias en primer lugar por la situación de crisis de los Derechos Humanos sostenida que hay en Colombia en los últimos veinte años, originada en la imposición del Plan Colombia y un plan de exterminio sistemático de la oposición sindical, campesina, indígena y popular, pero también existe por la voluntad política de autoridades, instituciones y organizaciones de Asturias que decidieron hacer algo concreto en materia de protección del derecho fundamental de protección de la vida de la gente en riesgo.

El Programa Asturiano de Atención a Víctimas de la Violencia en Colombia, (PAV) es un programa que tiene complejidades porque en él intervienen el Gobierno español, a través del Ministerio de Asuntos Exteriores, interviene la Agencia Asturiana de Cooperación del Gobierno de Asturias, interviene el Ayuntamiento de Gijón, además de una docena de organizaciones sociales, esto hace que este programa, que desde el comienzo nació arropado por varias asociaciones, sea una respuesta, no solo de las instituciones, sino en general de la sociedad, de cara a la crisis de los Derechos Humanos que hay en Colombia. Y en este momento, a finales de la primera mitad del año 2013 el programa se mantiene en una situación de restricción presupuestaria en medio de una situación que en Colombia no ha variado a pesar de los diálogos entre el Gobierno y la guerrilla y a pesar de la supuesta desmovilización de paramilitares.

El programa sigue siendo necesario y el programa es hoy por hoy un referente en el estado de lo que es la protección efectiva, hasta donde es posible hacer, de gente que está en riesgo, ya que el Estado colombiano no ha querido hacerlo.

Pachakuti:- Y en ese programa están actualmente cinco personas en Asturias, además del coordinador Javier Orozco, entre ellos, entre las cinco, Andrés y Rafael.

Andrés, ¿por qué te siguen persiguiendo en Colombia? ¿Cuál es el sindicato en cuya dirección participas ahora?

-Andrés Bohórquez: Bueno, la persecución en Colombia para cualquier dirigente político, social o sindical nace por algo que acaba de apuntar Javier, que es la represión en contra de quienes nos rebelamos en contra de un sistema que nos oprime, de quienes hablan de las necesidades que padece el pueblo colombiano, por eso me persiguen. No solamente el atentado marca el seguimiento hacia nosotros, también éramos perseguidos por los paramilitares estando en un proceso de fortalecimiento de la Coordinación Nacional de Desplazados, con el compañero Rafael también trabajábamos conjuntamente en la organización de comunidades, manejábamos el tema de la fundación y desde ese espacio ya éramos perseguidos, de hecho logramos con el apoyo de las comunidades evitar una gran masacre en un sector de Cartagena antes de yo entrar a trabajar como escolta. Luego sale la necesidad de abandonar la conducción de nuestra organización de desplazados y me toca asumir la responsabilidad de prestarle el servicio a los compañeros porque el momento  la situación no daba para menos sino sacar de los dirigentes la gente de confianza para prestar esta labor ya que en manos del estado se había logrado comprobar que tenían un alto compromiso en los asesinatos que anteriormente se habían cometido.

 Y ¿a qué organización sindical estoy representando? Pues uno no deja de ser dirigente nunca, aunque aparte tenga que ejercer otra profesión, continúa siendo el dirigente sindical o político. Nuestra organización se llama SINPROSEG nuestra organización sindical, es el Sindicato de Profesionales de la Seguridad, de la Industria de la Seguridad en Colombia, tiene el carácter de un sindicato industrial como acabo de decir…

P:- Afiliado a la CUT .

-Andrés : …afiliado a la CUT, con una base que cada día sigue creciendo, venimos anunciando todos los atropellos que comete incluso el Estado colombiano en las malas condiciones que le quiere prestar el servicio a nuestros protegidos, hay una falencias inmensas en ese programa que se viene prestando, de hecho ya no cumple los requisitos con los que nació y por eso se procede a reivindicar los derechos de los trabajadores  a través de prestar un buen servicio porque nos definimos como realmente profesionales, tomamos la decisión de crear esta organización sindical, que no es contrasindical, sino que es una organización contra las empresas privadas para las cual trabajamos y en pos de construir algo.

-P:- Rafael, en tu caso… ¿Cuál es el papel que juegan los dirigentes sindicales en las empresas del petróleo, tanto las empresas públicas como las privadas?

- Rafael Cabarcas:-   Lo primero es agradecerle al programa (PAV)  el gesto que ha tenido al acogernos aquí a cinco colombianos con un alto riesgo por el problema de inseguridad que hay en nuestra patria y creo que el programa debe mantenerse, creo que el país lo va a necesitar, sobre todo los dirigentes sindicales y los dirigentes sociales porque la situación de inseguridad en el país va a seguir aumentando.

Con referencia a tu pregunta exactamente la Unión Sindical Obrera ha venido jugando un papel fundamental a lo largo de toda su historia, yo he sido dirigente sindical de la USO, fui dirigente nacional y presidente de la subdirectiva, donde conjuntamente con otro compañeros hoy asesinados, el sindicato ha puesto más de un centenar de muertos en esta guerra que se le ha declarado por una sola cosa: fortalecer y evitar la privatización de la primera empresa estatal colombiana, empresa que se debería mostrar como la empresa más grande y a pesar de todo el golpe que le han dado es la principal empresa del país.

Nosotros los dirigentes sindicales hemos jugado ese papel, la Uso tiene un elemento fundamental, el dirigente de la Uso no es solamente dirigente a nivel sindical, sino que también es un dirigente social en el caso de Barrancabermeja, donde la USO juega un papel de sacarlo casi del ostracismo en el que estaba con la llegada de las multinacionales y fortalecerla hasta una ciudad que hoy está ahí, ese papel lo ha jugado la Uso, lo han jugado los dirigentes de la USO, igualmente lo venimos haciendo en estos momentos.

-P:-  Tanto Andrés como Rafael, las circunstancias del atentado del 2005, ¿fue en 2005 verdad? (asienten), ¿Por qué creéis que se dio? ¿Cómo lograron salvarse? ¿Qué hizo el Gobierno colombiano?

-Rafael :-   Las circunstancias del atentado tiene una pequeña historia que ya te dije anteriormente: la subdirectiva de Cartagena es de la USO. Nosotros en el año 1998 firmamos un pliego donde le exigíamos a Ecopetrol la inversión pública para ampliar nuestra refinería en Cartagena, un proyecto de ampliación de la refinería, nuestra refinería producía apenas 80 mil barriles, el acuerdo se hizo en el 98, producto de ese acuerdo en el 98 comenzamos a exigirles comenzó todo un proceso con los dirigentes sindicales, pero también las amenazas contra la subdirectiva, yo hoy me atrevo a decir aquí que a la subdirectiva la acabaron a plomo, en el año 98 nos matan a Jorge Ortega en pleno paro estatal él era vicepresidente de la CUT nacional y era nuestro asesor en ese momento.

Del 98 al 99 se recrudecen las amenazas contra la dirección del sindicato, en el año 2001 asesinan al compañero Aury Sará Marrugo, en el año 2002 nos despiden de la subdirectiva a siete compañeros por un paro que se hizo, ahí continúan las amenazas, los atentados, en el año 2004 después de una huelga por la defensa de Ecopetrol nos despiden al resto de compañeros que estaban ahí en ese paro, unos 25 compañeros y en el 2005 se da el atentado contra mí persona, pero previo a eso el desarrollo del trabajo que particularmente veníamos desarrollando como USO con los sectores marginales, el caso del barrio Nelson Mandela, el caso del Pozón, el caso de la Loma del Peyé, que es donde Andrés estaba y que por un atentado es que tuvimos que salir volados,  y otros sectores marginales donde el sindicato hacía presencia y por las denuncias que hacíamos de los paramilitares, recuerdo una marcha que hicimos en el barrio Nelson Mandela, que con presencia de paramilitares marchamos como niños, fuimos muy pocas las organizaciones que fuimos pero hicimos denuncia como hacer reversar una condena que se había dado contra un paramilitar que había asesinado a un dirigente popular y lo habían condenado e iba a salir a los 5 días, hicimos reversar eso y hoy el tipo está pagando más de 30 años de cárcel, entonces acciones como esas, como las que tuvo el sindicato o que han mantenido dirigentes como Andrés, como Elsida, como  Reinero,  son  por los que nos declaran objetivos militares, paramilitares y del mismo estado, creo por eso que la consecuencia de ser un dirigente social activo consecuente con la lucha del pueblo pues sabes las consecuencias que tiene en un estado que hoy se mueve dentro de las mafias.

-P:- Y una de esas consecuencias fue el atentado de 2005, ¿Cómo lo vivieron?

-Andrés Bohórquez:  Hombre yo quiero completar algo que decía el compañero porque a raíz de toda esta lucha también nos mataron a compañeros dirigentes sociales como el compañeros Manuel López, que fue asesinado en el barrio Nelson Mandela por paramilitares.

Hombre ¿Cómo vivimos el atentado? Pues hermano una cosa desastrosa, una situación difícil, sobre todo para nuestra familia, porque nosotros en calidad de heridos y en una clínica con asistencia y un operativo, porque previo a todo eso el habernos rodeado de la comunidad nos mantiene vivos, porque no se ha descartado y como en otros casos se ha dado, los paramilitares dejan a alguien muy malherido y si saben que en una clínica se le está brindando asistencia, van y lo rematan, pero nosotros ya habíamos creado un plan de reacción inmediata y afortunadamente compañeros de la USO y del sector popular llegaron bien rapidito a la clínica y nos rodearon y afortunadamente logramos salir de esta pero fue una cosa muy trágica para nuestra familia, para nuestros compañeros nuestra base, eso es una forma de tratar de desestabilizar un proceso que venía avanzando y que hoy en día creemos que no lo lograron porque la gente se está recomponiendo, aunque sigue la persecución, las amenazas, el seguimiento… nos toca salir de la ciudad, principalmente el compañero Rafa, luego me toca salir a mí y de ahí a vivir la vida de desplazado y nunca pensé yo que podía venir a parar tan lejos y todavía hay días que no lo creo que esté tan lejos de mi país.

-P:-  Rafael, comentabas antes el centenar largo de asesinados dentro de la Unión sindical Obrera, sindicato petrolero afiliado a la CUT, pero, ¿También hay gente exiliada? ¿Tenéis gente en la cárcel?

- Rafael Cabarcas:-  Actualmente tenemos exiliados a gran cantidad de compañeros, algunos en España, otro es Suiza, Venezuela, y en otras partes del país, tenemos a más de un centenar de compañeros asesinados… ¿Actualmente? Pues en el año 95, 98 si no estoy mal, se da un proceso de judicialización de los trabajadores, contra afiliados al sindicato, donde nos encarcelan alrededor de unos 14 compañeros, que posteriormente el compañero Eduardo Umaña Mendoza, asesinado en abril del 98 por la defensa de los trabajadores…

-P.- ¿Abogado? .

- Rafael :-   Abogado, era el defensor de la USO, al compañero lo asesinan, pero con toda esa maraña de la que hablaba Eduardo Maña, se logró demostrar que los trabajadores y los dirigentes sindicales no teníamos nada que ver con el movimiento insurgente. Actualmente el sindicato tiene unos 12.000 afiliados, la industria petrolera en nuestro país tiene alrededor de 40.000 trabajadores pero la mayoría son terciarizados, o sea, son trabajadores que no tienen contrato con la empresa directamente, a la USO no la dejan llegar a las diferentes zonas petroleras, ya por acción de las mismas multinacionales o por la acción de los grupos paramilitares, por eso hoy de los 40.000 tenemos solo hay 12.000 afiliados, que en su mayoría son personas terciarizadas o contratistas que las llamamos acá o les llaman en otras partes, pero aun así el sindicato sigue sobreviviendo, sigue avanzando, y hoy estamos en una campaña de afiliación de los trabajadores del sector petrolero para realmente fortalecer a ese sindicato que este año viene cumpliendo 90 años de existencia.

- P:-  Para llegar a Asturias, Andrés, Rafael, ¿les costó tomar la decisión? ¿Fue una decisión forzada por la situación?

- Rafael Cabarcas: Particularmente a mí me costó mucho; y de verdad que lo discutíamos un poco con Javier, yo debía estar aquí un poco antes, la decisión no fue fácil porque si bien uno puede venir y compartir con una experiencia aquí las responsabilidades que allá tiene uno con el país y la preocupación que queda con la familia es muy grande, o sea, la tranquilidad aquí es entre comillas… hoy estás tu aquí como exiliado, pero estás pensando ¿qué va a pasar conmigo? ¿Qué va a pasar con mi familia? ¿Qué va a pasar con mi hermano? Porque no sabemos… yo particularmente soy de los que tienen más riesgo de que puedan asesinarme a alguno de mis hijos o a un familiar muy cercano…eso es realmente jodido pero bueno, tomamos la decisión de estar aquí y con la ayuda del programa pues me impuso un poco la venida de Andrés, la compañera Elsida, que es una compañera muy allegada en Cartagena y destacada mujer en el trabajo de mujeres allá, pues me impulsaron a venir y hoy estoy aquí, compartiendo con ellos, ganando un poco más de experiencia, pero ganando una sola decisión: No me quedo, yo regreso a mi patria.

- P:- En el caso de Andrés…

-Andrés Bohórquez:- Bueno, igual, no fue nada fácil y en el caso mío en particular, y con el viejo  (Rafael)  lo discutíamos en el día en que llegó y es que yo tomé una decisión bastante dura porque la llegada de mi hija primero pues, me cuesta en lo económico, ya que soy el pilar de sustento de mi familia, dejar a mis hijos sin un seguro que pueda cobijarlos en nada, sobre todo eso es lo que más nos afecta y desprenderse uno de su familia, de su país, de su organización, pues es una situación muy dura, pero tampoco es tan cierto que no la teníamos muy fácil, porque había días que yo estaba de descanso o por lo menos no estaba en la actividad y eran días que me pesaba salir a la calle, compartir con la libertad que uno comparte aquí… y me convence un poco la idea del compañero Alfonso Castillo y algunos otros compañeros que me dieron esa moral para que tomara la decisión y una de las frases que nunca se me olvida de Alfonso es que me dijo: “Compañero, por lo menos vaya a vivir 6 meses más en Asturias, que cuando regrese no se sabe qué va a pasar, pero ya sabemos que lo mandamos a vivir 6 meses más porque allá no le va a pasar nada”. Y bajo esa premisa y además que me dice que aquí es una experiencia nueva en el fortalecimiento como dirigente y todo ese tipo de cosas, me llevan a tomar la decisión, pero que realmente no es fácil y también tengo la clara decisión de que la pelea hay que darla allí, hay que hacerla en el terreno… y el terreno es Colombia.

- Rafael :-  Yo quiero agregar una última cosa ya. Esta decisión de Andrés, la última que tomamos es porque ya hay una orden de los grupos paramilitares en la zona Norte del Caribe, pagados por empresarios, que es la orden de continuar con el asesinato de los dirigentes de la USO, y la orden inicial, cuando mataron a Aury Sará pagaron 120 millones de pesos colombianos por el asesinato del compañero Rodolfo Vecino, Hernando Hernandez, Aury Sará y mi persona, Rafael Cabarcas a finales del mes de diciembre nos llega la información de que desde la ciudad de Sincelejo se había comenzado o se planificó el asesinato del compañero Andrés Bohórquez por haber defendido mi vida en el atentado y se dio la orden inmediata del asesinato de Rafael Cabarcas u otro dirigente de la USO, aparte, esa decisión que hoy tienen tomada los grupos paramilitares de la zona que no han sido desmovilizados en ningún momento, que siguen jugando su papel y que hoy se vienen llamando las bacrim con el amparo de la policía y el ejército siguen copando la zona de los Montes de María, siguen copando grandes zonas del país.

Hoy la orden que ellos tienen es de asesinar a compañeros nuestros y declararlos objetivos militares en el caso particular mío donde hay un pago de una plata a quien cobre la vida mía. Eso último que pasa en diciembre nos hace discutir un poco, con la compañera Elsida en Cartagena lo discutí, lo discutí con compañeros, amigos, dirigentes sindicales, dirigentes sociales que me dijeron “hermano, coja un respiro”, pero hay una orden que yo se que ellos no van a bajar, es una orden dada, hay que asesinar a Rafael Cabarcas, así en concreto, y es la orden que tienen, pero yo también tengo una decisión política y la decisión es que yo voy a continuar luchando por mi país, luchando por el bienestar de mi pueblo y vamos a ver: yo siempre he creído que la única salvación son las montañas y las montañas son las masas y ahí me la voy a jugar.

- P:-  Hay una orden de asesinato, hay unos dineros pagados para hacerlo, las autoridades colombianas conocen todo eso, la denuncia ha sido hecha… desde aquí desde Asturias, desde Europa, ¿Qué se puede hacer para desactivar la guerra sucia en Colombia?

- Rafael Cabarcas: - Creo que el papel que debe jugar toda la comunidad internacional es seguir denunciando, seguir apoyando y seguir estando… algo que el gobierno colombiano está diciendo es que la violación de Derechos humanos en Colombia ha bajado y eso no es cierto. La comunidad internacional ha planteado es que ya Colombia no es prioritario en Derechos Humanos, cuando es la falsedad de todas las falsedades. Colombia hoy tiene tanta violencia como la tuvo en los años 90, o sea, ya de pronto en algunos lugares no se dan las masacres así escandalosas, pero a diario se está matando gente, yo les pongo un ejemplo: en el departamento de Córdoba, que es una zona de control paramilitar, en cuatro meses van 160 muertos, accionados por el sicariato, presencia de “los rastrojos” y presencia de “los urabeños”, que ahora se hacen llamar así, pero que son los mismos grupos paramilitares que van copando la zona.

El gobierno lo sabe, la impunidad en Colombia es total, nosotros, la USO, particularmente tenemos cantidad de denuncias hechas contra los grupos paramilitares por las amenazas que hemos sufrido y ninguna se ha resuelto. Yo opté, no sé si equivocadamente, yo la única denuncia la hago pública, no denuncio ante la Fiscalía porque eso es una mamadera de gallo como decimos en Colombia, o sea no hay ningún resultado en ninguna de las denuncias que hemos hecho nosotros frente a las amenazas. Al Doctor Uribe le amenazaron un hijo y a los tres días estaba preso el que lo hizo…

P:- -Por Internet .

-Rafael : -  Por Internet, efectivamente. A nosotros nos llegan los panfletos, las amenazas de “los rastrojos”, nos declaran objetivo militar… y ninguno de nuestros casos ha sido resuelto, ni inclusive los asesinatos que se han dado contra los dirigentes de la USO, de pronto el único que ha caído ante el juez es el que asesinó a Manuel Gustavo Chacón, los que asesinaron a Aury no aparecen, los generadores intelectuales no aparecen, o sea, aquellos que lo planificaron no aparecen por ninguna parte, o sea, los autores intelectuales de los dirigentes sindicales, casi de todo Colombia, inclusive los de la USO, no hay un preso todavía y sabemos que son las empresas, porque lo han dicho, hay gente de Ecopetrol metida en los asesinatos de los dirigentes sindicales.

Así igualmente nosotros estamos convencidos que en el asesinato de Aury Sará participaron personas de Ecopetrol, como participó el Gaula ahí en Colombia, toda eso lo hemos denunciado, pero ahí no ha pasado nada, o sea, las cosas siguen igual y las denuncias que se han hecho, no solo de los dirigentes sindicales, los dirigentes sociales, los dirigentes campesinos… continúan en toda una impunidad total, hay una impunidad que está cubriendo todo nuestro país que complica aun más la situación de todos los dirigentes sociales que están.

- P:- Andrés, para quebrar esta guerra sucia, esta impunidad que menciona Rafael, ¿alguna cosita se podría hacer desde estas tierras?

--Andrés Bohórquez:-   Bueno yo creo que lo principal es no dejarnos solos, el llamado a la Unión Europea en especial, en especial a la Asturias solidaria, que eso podemos tenerlo claro, que el asturiano tiene cierto nivel de solidaridad sin ser tampoco tan especiales, pero hemos creído en eso, el llamado es a que no nos dejen solos porque hoy con todo esto que se viene dando del cierre de muchas organizaciones que nos vienen acompañando, que de una manera u otra han evitado asesinatos en Colombia o que han sido capaces de venir y denunciar acá algunas circunstancias, es importante que eso se mantenga y sobre todo el Programa (PAV)  porque ya sabemos que con esas expresiones que decía el compañero Alfonso, logramos aguantarle 6 meses más de vida a los compañeros que fueron asesinados que pasaron por aquí, entonces ya vemos que todo esto juega un papel importante, cada uno de los acompañamientos y de los programas que existen ayudan… Sobre todo un llamado a la comunidad internacional para seguir respaldando el proceso de paz que se viene adelantando, que es para nosotros muy importante…

- P:- Pues muchas gracias Andrés y Rafael por estos testimonios que haremos llegar a donde corresponda.

 
otra entrevista, que completa, en RNE, a la llegada de Cabarcas a Asturias

http://www.rtve.es/alacarta/(...)

http://www.kaosenlared.net/(...)