Encuentro para la Paz en Colombia en Rivas

comenzó el Encuentro para la Paz, en Rivas, con representaciones de la diáspora colombiana y la solidaridad internacionalista de todo el estado..
Encuentro para la Paz en Colombia en Rivas.

Comenzó el encuentro en un clima propicio tras la intensa y masiva movilización del 9 de abril, un millón cien mil en Bogotá, y varios centenares en Barcelona, en la Puerta de Sol, en Valencia..

Tratando de acompañar el proceso de negociaciones que puede llevar a un arreglo entre guerrillas y gobierno, pero que tendrá muchas más dificultades para ser una Paz verdadera, dados los antecedentes, de otros procesos y negociaciones que acabaron con masacres y genocidios, y dada también la demostrada y reiterada afirmación de la enorme capacidad de avaricia de la oligarquía colombiana.

Lo de Rivas  http://justiciaporcolombia.org/dialogos-de-paz   ha tenido antecedentes en varios lugares del estado español, /(...)ruta-ast-paz-colombia.html   cuyas conclusiones fueron compartidas en la primera sesión, y son la base para las propuestas de la diáspora y de la solidaridad internacional.

En tres mesas se dividía la audiencia para construir esas propuestas. Una sobre la Paz Integral   otra segunda sobre participación popular, garantías políticas, migración y exilio y la cooperación internacional...  y una tercera sobre el papel de la solidaridad internacional en este asunto.   http://www.tercerainformacion.es/(...)

De lo que corresponde a la migración colombiana y el exilio…se dieron cifras grandes: cinco millones en la migración económica y medio millón en  el refugio forzoso por el conflicto en los países del vecindario de Colombia. Cifras que permiten dimensionar la  pertinencia y necesidad de hacer del colectivo migrante el reconocimiento de sujeto político, y que su aportación en remesas, rubro muy importante para el presupuesto nacional, no siga siendo utilizada en el 4 por mil para impuesto que paga la guerra.


Entre 400 y 700mil personas se estima la cantidad de gente colombiana en el estado español aunque sólo una tercera parte esté reconocida en términos de legalidad, y no tienen ninguna incidencia en la vida política de su país. D entre ellas y ellos, el exilio, el refugio... no ha tenido visibilidad, han permanecido en el desconocimiento generalizado, por lo que rescatar sus valores, contar sus historias de vida, aportar a la memoria histórica del despojo y la violencia en Colombia parece esencial en cualquier proceso que hable de paz.  http://www.levante-emv.com/(...)

Estas víctimas del exilio, con todo su dolor a cuestas, en términos culturales desarraigo, discriminación laboral, marginación y xenofobia, precisan de una atención espacial hasta hora negada, y a eso se le junta ahora la crisis española, que vuelve a afectarles, provocando con frecuencia una segunda diáspora.

Las propuestas que en ese marco se relacionen con la cooperación internacional…  tendrían que poner al gobierno español en una tesitura de cambios profundos: Si el gobierno español puso a disposición de la autonegociación de Uribe con los paramilitares para darle impunidad a miles de crímenes hasta 60 millones, y facilitó la llegada a  territorio español a centenas de estos desmovilizados, que “colocaron” en escenarios de peligro y confrontación social..  ahora… el prontuario de relaciones perversas del gobierno con Uribe, el “permiso” tácito para permitir espionaje ilegal colombiano contra organizaciones españolas, y la persecución a varias activistas de la paz en nuestro país,  han colocado al gobierno español en la imposibilidad de que pueda reconocérsele un papel de acompañamiento a la paz, que en otras épocas, en el 2000 en Colombia, en los 90 en El Salvador o Guatemala, sí había sido posible.

Si además el diseño de la escasa cooperación se coloca al servicio del gobierno colombiano, disminuyendo y recortando las colaboraciones con organizaciones de derechos humanos a las que se trata de impedir su trabajo, y si encima se “invita” a las corporaciones empresariales a actuar en directo en la cooperación… las condiciones anti-paz están servidas, y los amarres para impedir que la paz sea una posibilidad retratan al gobierno español como guerrerista feroz, además de la pervivencia de las leyes de extranjería que pervierten los derechos elementales,  y la restrictiva aplicación del asilo, que impide llegar a esa protección a miles de defensores de ddhh perseguidos a muerte..

Mañana más… con una Audiencia en la tarde en conexión con el representante a la cámara Iván Cepeda.