Día de la Mujer Indígena
5 de septiembre:
 
El Día Internacional de la Mujer Indígena , fue instituido por el Segundo Encuentro de Organizaciones y Movimientos de América en Tihuanacu (Bolivia), en honor a la lucha de Bartolina Sisa , guerrera aymara que se opuso a la dominación y la opresión de los conquistadores y brutalmente asesinada por las fuerzas realistas españolas 1782 en la Paz , Bolivia.
 
Ni Patriarcado, Ni machismo, Ni Colonialismo, Ni Racismo, Ni Capitalismo…
 
Derechos Específicos de las Mujeres Indígenas

Las mujeres indígenas tienen derechos que comparten con sus congéneres de todas las sociedades y culturas, y también derechos específicos que derivan de su condición particular en cuanto integrantes de pueblos indígenas. Sus propias organizaciones e instituciones que acompañan sus luchas los identifican del siguiente modo:
  • Derecho al respeto de la identidad cultural del pueblo al que pertenecen.
  • Derecho a su identificación como integrante de un pueblo indígena específico.
  • Derecho a no ser asimiladas ni obligadas a aceptar prácticas culturales ajenas y que atenten contra su propia identidad cultural.
  • Derecho a modificar costumbres y tradiciones sociales, culturales, económicas que dañen o afecten su dignidad.
  • Derecho a recuperar, como integrantes de un pueblo indígena, ciertas prácticas y tradiciones que las favorecen y dignifican como mujeres.
Las mujeres indígenas juegan un papel  relevante en la sobrevivencia de los pueblos indígenas ya que gracias a ellas perviven las costumbres propias, la transmisión de la cultura a sus descendientes así como su lucha constante e insistente contra la exclusión étnico-cultural.

La lucha para que los pueblos indígenas obtengan los mismos derechos que las demás personas es incesante y perdurará hasta que sean conseguidos. Por ello este día sirve para enseñar al mundo la situación de estos Pueblos y como exigencia  para que los gobiernos cumplan sus compromisos y obligaciones ,  se acaben las exclusiones y tengan los mismos derechos y oportunidades de vivir y desarrollarse en el mundo como cualquier otra ciudadana. La lucha también se dirige hacia la mejora de vida de las mujeres indígenas para que puedan gozar de libertad y vivan como cualquier otra mujer en otra parte de la tierra puede vivir.

En condena del cruel asesinato de Bartolina Sisa, las organizaciones sociales, en especial de América Latina, organizan homenajes a las mujeres indígenas a modo de recordar el aporte de lucha por la libertad de esta gran mujer indígena.

 
La sentencia:
“A Bartolina Sisa Mujer del Feroz Julián Apaza o Tupaj Catari, en pena ordinaria de Suplicio, que sea sacada del Cuartel a la Plaza mayor atada a la cola de un Caballo, con una soga al Cuello y plumas, un aspa afianzada sobre un bastón de palo en la mano y conducida por la voz del pregonero a la Horca hasta que muera, y después se clave su cabeza y manos en Picotas con el rótulo correspondiente, para el escarmiento público en los lugares de Cruzpata, Alto de San Pedro, y Pampajasi donde estaba acampada y presidía sus juntas sediciosas; y después de días se conduzca la cabeza a los pueblos de Ayo-ayo y Sapahagui en la Provincia de Sica-sica, con orden para que se quemen después de un tiempo y se arrojen las cenizas al aire, donde estime convenir”.

 
Anamuri:
Reconocimiento especial a las mujeres indígenas de los pueblos de Chile y el mundo, por su aporte en la defensa de los derechos humanos y protección de la madre tierra, la madre naturaleza y el bienestar común.

Saludamos a la mujer indígena del campo que cuida y protege las semillas por una alimentación nutritiva, sana y libre de agrotóxicos que dañan la salud de las personas y la biodiversidad.

Saludamos a la mujer de la ciudad y del campo que juntas luchan por un proyecto social que sea humano e incluyente. A la mujer estudiante, la mujer trabajadora, la mujer dirigente, la mujer rebelde y dulcemente revolucionaria, a las mujeres indígenas en de la pesca, a las mujeres temporeras, las productoras, a las jóvenes y las que llevan primaveras acumuladas.

A las sanadoras, que con su arte de medicina natural tocan el corazón de nuestras dolencias y males para hacerlas ir a encontrar su sitio en la naturaleza.

A las madres desconsoladas, a las esposas, a las hijas, a las allanadas en sus comunidades mapuches. A todas ellas nuestro saludo fraterno y solidario.

En la memoria de grandes mujeres y valerosas luchadoras como Tegualda, Guacolda, Fresia, Janekeo y tantas más que han sido invisibilizadas por la historia, lideresas del antes y del ahora.

A todas ellas vayan nuestros saludos de homenaje y reconocimiento en el día internacional de la mujer indígena.