En Defensa de la Madre Tierra: Xixón Soberanía Alimentaria
Alianzas mundiales por la Soberanía Alimentaria. Detener el calentamiento-Cambiar el Sistema.

Tras las actividades previas en El Entrego, Oviedo y Xixón los dias 1 y 2 de diciembre,
se preparó en el paseo Begoña un acompañamiento a las reivincaciones globales en donde coinciden Campesinas, indígenas, ambientalistas, activistas---para ofrecer y defender medidas efectivas para Enfriar el planeta..
y
el grupo de medio ambiente del 15-M tuvo a bien implicarse activamente para preparar una representación exitosa y pedagógica de La Historia de las Cosas, con versión derivada hacia la Soberanía Alimentaria..
y hacerse cómplices así, de las demandas en las movilizaciones en Durban contra los autores materiales e intelectuales del cambio del clima, es decir las grandes Corporaciones, y los gobiernos que se muestran sumisos a sus apetitos de acaparación, y su creciente avaricia.

Desde Xixón, desde Asturies, la Plataforma Asturiana pola Sobernía Alimentaria
y en
SOLidaridad con el Movimiento Indígena y la Campesinada.

El Clima No está en Venta.

Fuera el Banco Mundial del Clima.

Viva La Soberanía Alimentaria. Un Derecho de los Pueblos.

La Alimentación es un Derecho Humano.

El Hambre es un Crimen, y los criminales andan sueltos.

No a las falsas soluciones al cambio climático:

Agrocarburantes, mecanismosREDD, créditos de carbono, MDL,

Solo suponen hacer negocio con el desastre climático.

La AgroEcología no está en venta.

No a los transgénicos.

Con la comidita no se juega.

Detengamos el acaparamiento y reconcentración de tierras por grandes latifundistas.

Reforma Agraria Integral ya.

Por la alianza entre campesinado, ambientalistas y ciudadanía

Para la defensa del campo asturiano.

Los campesinas, las campesinas y Pueblos Indígenas enfrian el planeta.

La agricultura industrial lo calienta.

Por la defensa de la soberanía alimentaria y popular

Globalicemos la lucha-globalicemos la Esperanza.


DE LA TIERRA SALE EL TRIGO
QUE VIVAN LOS SEMBRADORES.
QUE LO RIEGAN CON AMOR
COMO SI FUERAN LAS FLORES.

DE LA TIERRA SALE EL TRIGO
Y DEL TRIGO SALE EL PAN
Y DEL PAN NACE EL DERECHO
EL DERECHO A COMER PAN,

DEL TRIGO SALE LA HARINA
QUE VIVAN LAS MOLINERAS.
QUE VIVA MI TIERRA LINDA
AUNQUE YO POR ELLA  MUERA.

DE LA TIERRA SALE EL TRIGO
Y DEL TRIGO SALE EL PAN
Y DEL PAN NACE EL DERECHO
EL DERECHO A COMER PAN.

..la capacidad de los pueblos de decidir sus políticas alimentarias

La soberanía alimentaria es el DERECHO de los pueblos, de sus Países o Uniones de Estados a definir su política agraria y alimentaria, sin dumping frente a países terceros. El derecho de los y las  campesinos/as a producir alimentos y el derecho de los consumidores a poder decidir lo que quieren consumir y, como y quien se lo produce.

Priorizar la producción agrícola local para alimentar a la población,
el acceso de los/as campesinos/as y de los sin tierra a la tierra, al agua, a las semillas y al crédito.

De ahí la necesidad de reformas agrarias, de la lucha contra los OGM (Organismos Genéticamente modificados), para el libre acceso a las semillas, y de mantener el agua en su calidad de bien público que se reparta de una forma sostenible.

El derecho de los campesinos a producir alimentos y el derecho de los consumidores a poder decidir lo que quieren consumir y, como y quien se lo produce.

El derecho de los Países a protegerse de las importaciones agrícolas y alimentarias demasiado baratas. Unos precios agrícolas ligados a los costes de producción: es posible siempre que los Países o las Uniones tengan el derecho de gravar con impuestos las importaciones demasiado baratas, que se comprometan a favor de una producción campesina sostenible y que controlen la producción en el mercado interior para evitar unos excedentes estructurales. la participación de los pueblos en la definición de política agraria.

El reconocimiento de los derechos de las campesinas que desempeñan un papel esencial en la producción agrícola y en la alimentación.

¿De dónde procede el concepto de soberanía alimentaria? El concepto de soberanía alimentaria fue desarrollado por Vía Campesina y llevado al debate público con ocasión de la Cumbre Mundial de la Alimentación en 1996, y ofrece una alternativa a las políticas neoliberales. Desde entonces, dicho concepto se ha convertido en un tema mayor del debate agrario internacional, inclusive en el seno de las instancias de las Naciones Unidas. Fue el tema principal del foro ONG paralelo a la cumbre mundial de la alimentación de la FAO de junio del 2002.

Las políticas neoliberales destruyen la soberanía alimentaria
Las políticas neoliberales priorizan el comercio internacional, y no la alimentación de los pueblos. No han contribuído en absoluto en la erradicación del hambre en el mundo. Al contrario, han incrementado la dependencia de los pueblos de las importaciones agrícolas, y han reforzado la industrialización de la agricultura, peligrando así el patrimonio genético, cultural y medioambiental de la planeta, así como nuestra salud. Han empujado a centenas de millones de campesinos(as) a abandonar sus prácticas agrícolas tradicionales, al éxodo rural o a la emigración.

Instituciones internacionales como el FMI (Fondo Monetario Internacional), el Banco Mundial y la OMC (Organización Mundial del Comercio) han aplicado estas políticas dictadas por los intereses de las empresas transnacionales y de las grandes potencias. Unos acuerdos internacionales (OMC), regionales (Acuerdo de Libre Comercio para las Amercias-ALCA) o bilaterales de "libre"cambio de productos agrícolas permiten a dichas empresas controlar el mercado globalizado de la alimentación. La OMC es una institución totalmente inadecuada para tratar los temas relativos a la alimentación y a la agricultura por lo tanto Via Campesina quiere la OMC fuera de la agricultura. La plaga de las importaciones a bajos precios : el dumping destruye la producción alimentaria En el mundo entero, importaciones agrícolas a precios bajos destruyen la economía agrícola local; es el caso de la leche europea importada a la India, del cerdo norteamericano al Caribe, de la carne y de los cereales de la UE a Africa, de animales a Europa, etc.. Estos productos se exportan a pecios bajos gracias a prácticas de dumping. A petición de los Estados Unidos y de la Unión Europea, la OMC ratificó una nueva práctica de dumping que sustituye las ayudas a la exportación por una fuerte baja de sus precios agrícolas, combinada con unos pagos directos abonados por el Estado. Para conseguir la soberanía alimentaria, es imprescindible parar el Dumping !

La soberanía alimentaria incluye un comercio internacional justo. La Soberanía Alimentaria no está en contra de los intercambios, sino de la prioridad dada a las exportaciones: permite garantizar a los pueblos la seguridad alimentaria, a la vez que intercambian con otras regiones unas producciones específicas que constituyen la diversidad de nuestro planeta. Hace falta, bajo la égide de las Naciones Unidas, dotar estos intercambios de un nuevo marco que :

    Priorice la producción local, regional frente a la exportación.
    Autorice a los Países/Uniones a protegerse contra las importaciones a precios demasiado bajos.
    Permita unas ayudas públicas a los campesinos, siempre que no sirvan directa o indirectamente a exportar a precios bajos.
    Garantice la estabilidad de los precios agrícolas a escala internacional mediante unos acuerdos internacionales de control de la producción.

El acceso a los mercados internacionales no es una solución para los campesinos. El problema de los campesinos es antes que nada, la falta de acceso a sus propios mercados locales por unos precios demasiado bajos para sus productos y el dumping a través de la importación que deben enfrentar. El acceso a los mercados internacionales afecta sólo el 10% de la producción mundial ; está controlada por unas empresas transnacionales y por los mas grandes empresas agro-industriales. El ejemplos de los productos tropicales (café, plátanos ....) lo ilustra claramente: benefician un acceso casi libre a los países del Norte y a pesar de eso los campesinos/as del Sur no pueden mejorar su situación.

Las políticas agrícolas deben apoyar una agricultura campesina sostenible en el Norte y en el Sur. Para poner en marcha la soberanía alimentaria, países del Norte y del Sur deben poder apoyar a su agricultura para garantizar el derecho a la alimentación de sus populaciones, preservar el medio ambiente, desarrollar una agricultura sostenible y protegerse contra el dumping. Deben también ser capaz apoyar su agricultura para cumplir otros intereses públicos que pueden ser diferente en función de los países y sus tradiciones culturales. Pero en la actualidad, los Estados Unidos y la Unión Europea en particular abusan ayudas públicas para reducir sus precios en los mercados internos y para practicar el dumping con sus excedentes en los mercados internacionales, destruyendo la agricultura campesina tanto en el Norte como el Sur.

Son imprescindibles unas alianzas Desde varios años Vía Campesina ha desempeñado un papel motor en el desarrollo de redes internacionales que agrupan movimientos sociales, medioambientales, ONGs de desarrollo, consumidores. De Seattle a Génova y a Porto Alegre, estas redes amplían propuestas y estrategias fundamentales para que cesen las políticas neoliberales y para desarrollar unas políticas solidarias.

¿Qué debemos hacer en concreto ? Entrar en contacto con las organizaciones miembros de Vía Campesina para apoyar iniciativas y acciones locales, nacionales como la ocupación de tierras, iniciativas de producción campesina sostenible, la defensa de las semillas locales, acciones contra los OGMs y el dumping, etc. También es importante llevar este debate a nuestras organizaciones, gobiernos y parlamentos.

El derecho de todos los pueblos a decidir qué políticas agroalimentarias se dan así mismos en solidaridad. Es la propuesta de la Vía Campesina para el conjunto del planeta sin exclusiones.

Reforma agraria, defensa de la biodiversidad, reivindicación de las agriculturas campesinas, estas son las propuestas de los pueblos campesinos, los pescadores artesanales, los trabajadores sin tierra y las culturas indígenas frente al pensamiento único.

Falsas Soluciones:
insidiosas soluciones en el combate al cambio climático: soluciones que aparentan frenar, mitigar, contener, las afectaciones del cambio climático, pero que en la realidad tienen virtualmente nulos efectos sobre este fenómeno y significan, por otra parte, turbios negocios de ciertos políticos, empresarios, académicos y ONGs ambientalistas.

programas REDD+ (Reducción de Emisiones por Deforestación y Degradación) aprobados en la cumbre del clima, la COP-16 de Cancún; los Mecanismos de Desarrollo Limpio, MDL; las compensaciones de emisiones (offsets); los bonos de carbono y en general los mecanismos de mercado. También la energía nuclear, la remediación climática o geoingeniería, los “biocombustibles”; las plantaciones forestales comerciales, el “carbono limpio”, los autos eléctricos, la “economía verde”, entre otras.

el mercado del carbono y los mecanismos de compensación de las emisiones de carbono permiten a esos países y empresas que continúen contaminando y consumiendo de manera normal mientras pagan pequeñas sumas de dinero para ayudar a las personas pobres de los países en vías de desarrollo a que reduzcan sus emisiones. Pero lo que realmente sucede es que las empresas se benefician por partida doble: continúan contaminando y vendiendo falsas soluciones. Mientras tanto, con la Reducción de las Emisiones derivadas de la Deforestación y la Degradación Forestal (REDD), los más pobres son privados de muchos de sus derechos sobre el uso de bosques y tierras comunales, mientras que emergen usurpadores que se hacen con grandes extensiones de terreno desalojando a los campesinos para traficar con bonos de carbono.

el derecho a contaminar como un bien canjeable …   un bono de carbono representa el derecho a contaminar emitiendo una tonelada de dióxido de carbono— permite mitigar la generación de gases contaminantes, beneficiando a las empresas que no contaminan o disminuyen la contaminación y haciendo pagar a las que contaminan más de lo permitido.

La agroecología no está en venta

Rechazamos cualquier intento de extender el mercado del carbono y los mecanismos para reducir las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques al carbono del suelo, incluso si estas medidas vienen disfrazadas por el Banco Mundial de apoyo para los pequeños productores agroecológicos o de «agricultura respetuosa con el clima» porque:

• En el caso de la reducción de las emisiones derivadas de la deforestación y la degradación de los bosques, el carbono de nuestro suelo se convertirá, en esencia, en propiedad de las empresas contaminantes del norte. Eso vendría a ser lo mismo que la venta y privatización de nuestro carbono. ¡Nuestro carbono no se vende!
• El mercado voluntario del carbono del suelo sería únicamente otro espacio para la especulación financiera y, mientras las campesinas y los campesinos recibirían las migajas, los especuladores se llevarían los beneficios reales.
• Este sería solo otro modo de evadir las reducciones reales de emisiones para la industria contaminante y los países desarrollados.
• Es también otra manera de desviar la atención de las enormes emisiones de carbono producidas por la agricultura industrial y los agronegocios (especialmente en el norte) y hacer que los campesinos del sur carguen con la tarea de reducir las emisiones mientras no se hace nada con respecto a las emisiones de carbono de la agricultura industrial.
• Si nosotros, en calidad de campesinos firmamos un acuerdo sobre el carbono del suelo, perderemos autonomía y control sobre nuestros sistemas agrícolas. Algún burócrata de la otra punta del mundo (sin saber nada acerca de nuestro suelo, precipitaciones, pendientes, sistemas alimentarios locales, economía familiar, etc.) decidirá qué practicas debemos seguir o no.
• La agroecología aporta muchos beneficios al medio ambiente y a la vida de los campesinos y de las campesinas. Sin embargo, reduciendo su valor al del carbono embargado, no sólo devaluamos esos beneficios, sino que se pueden llegar a crear incentivos malsanos para alterar las prácticas agroecológicas (y franquear el paso a tecnologías como la modificación genética de organismos) para simplemente potenciar al máximo el carbono en lugar del resto de beneficios de la agroecología.
• Esto es inseparable de la tendencia neoliberal de convertirlo absolutamente todo (la tierra, el aire, la biodiversidad, la cultura, los genes, el carbono, etc.) en capital con valor en algún tipo de mercado especulativo.
• Si el actualmente escaso valor del carbono del suelo ascendiese en el mercado especulativo podría generar nuevas oleadas de usurpación de la tierra para obtener bonos de carbono, ya que la consolidación de los terrenos es un requisito previo para obtener beneficios de los bonos de carbono del suelo.

¿Cómo debe apoyarse la agricultura campesina mediante las políticas públicas?

• Mediante el fomento de programas de formación de campesino a campesino administrados por organizaciones de campesinos.
• Mediante el fomento de la formación sobre la agroecología en las escuelas de las organizaciones campesinas.
• Acabando con todas las subvenciones a la agricultura industrial, ya sean evidentes o encubiertas.
• Mediante la prohibición de la modificación genética de organismos y los químicos agrícolas peligrosos.
• Mediante la concesión de crédito de producción a las campesinas y los campesinos que producen de manera agroecológica.
• Fomentando la compra directa por parte de los gobiernos de alimentos ecológicos a precios justos producidos por campesinos para los hospitales, escuelas, etc.
• Mediante el fomento de los mercados donde los campesinos puedan vender sus productos sin intermediarios a los consumidores.
• Mediante la transformación de los currículos de los estudios de agronomía para dar un mayor énfasis a la agroecología y a la metodología de campesino a campesino.
• Mediante la creación de incentivos para conseguir precios justos para los alimentos ecológicos producidos localmente.

¡ Globalicemos la LUCHA,  Globalicemos la ESPERANZA ¡