en la primera mitad del año: 89.750 personas expulsadas de su tierra
Sr Santos: dejen de desplazar forzada y masivamente a la gente:

Al Informe de Amnistía Internacional de la semana pasada, que muestra que el estado falla, y que el gobierno no ha abordado efectivamente la ausencia de justicia para las mujeres y niñas sobrevivientes de violencia sexual , y hace recomendaciones y termina pidiendo a la Fiscalía de la Corte Penal Internacional (CPI) que le ponga fecha a su intervención en este país andino...

Se une ahora

el Informe de CODHES: en la primera mitad del año: 89.750 personas expulsadas de su tierra.

La continuidad de la crisis humanitaria

Bogotá, Prensa CODHES, 23 de septiembre. El impacto del conflicto armado sobre los derechos humanos y el derecho internacional humanitario no muestra un balance positivo en Colombia durante el primer semestre de 2011, aseguró hoy la Consultoría para los Derechos humanos y el Desplazamiento CODHES.
 

Según CODHES, entre el primer semestre de 2010 y el mismo período de 2011 aumentaron las masacres de 17 a 22, subió el número de víctimas en estas masacres de 81 a 101 y se incrementaron los asesinatos selectivos de indígenas de 41 a 55.

“Estas cifras fueron suministradas por el gobierno y muestran una perversa lógica en la continuidad de políticas de seguridad que privilegian sectores poderosos de la sociedad sobre los más vulnerables”, afirmó el director de CODHES  Marco Romero.

Según Romero “la continuidad de la política de seguridad democrática que tanto reclama el ex presidente Uribe y reafirma el presidente Santos puede haber significado una mejoría para algunos sectores privilegiados de la sociedad (ganaderos, industriales, inversionistas extranjeros y banqueros) pero no para los sectores más vulnerables que, además, siguen soportando la violencia y el despojo”

CODHES presentó las cifras de asesinatos y masacres en el informe semestral sobre desplazamiento forzado, conflicto armado y derechos humanos, revelado hoy en Bogotá y Quito.

Al atribuir buena parte de las acciones armadas a los grupos paramilitares, CODHES afirma que “pese a la insistencia del gobierno de llamar “BACRIM” (bandas criminales) a estos grupos que nunca se desmovilizaron y a los que surgieron tras el proceso de desmovilización, es evidente que se trata de una prolongación del paramilitarismo en las nuevas condiciones del conflicto armado.

CODHES llama la atención sobre el asesinato de líderes desplazados que reclaman tierras en Colombia y afirma en el informe que “la política de seguridad democrática no garantizó la vida de 38 líderes de población desplazada durante el gobierno del presidente Uribe (2002-2010) ni tampoco evitó la muerte violenta de 12 de ellos durante los primeros diez meses de gobierno del presidente Juan Manuel Santos”
 
 
Informe completo:
http://www.codhes.org/(...).pdf