Tribunal Pola Xusticia Climática
Combustibles fósiles y agrocombustibles a xuicio
Entrevista a:
 
Carlos Alberto Ruiz Socha.

pachakuti: Carlos Alberto,  has sido miembro del Jurado Popular en el Tribunal de Justicia Climática celebrado en Siero los dias 8 y 9 de abril...  ¿qué sentido general tiene un tribunal de este contenido? 

CAR: - Frente a las enormes dificultades y evidentes límites para que se vean y traten las causas de crímenes espantosos, los pueblos en sus luchas han buscado diversos medios alternativos, para que salga la verdad a flote, se haga justicia estableciendo o señalando las responsabilidades y para que de alguna manera se frenen esos hechos o se apliquen correctivos. Entonces, un Tribunal como éste, es para mover hacia la conciencia común o colectiva, como una acción que reafirma la necesidad de la justicia poniéndonos en el escenario mismo de un debate de forma y contenido judicial, así no cumpla formalismos, y así no tenga poder real para hacer comparecer y hacer responder a los que han generado con sus decisiones e intereses muerte y destrucción cada vez más extendidas o generalizadas en el planeta. Se ha cumplido con esta tarea que es la promoción de una conciencia y de una demanda en la humanidad para actuar urgentemente frente a esa devastación. Valoro por eso muy positivamente este Tribunal ético o de opinión, que actuó con rigor, con fundamento, con seriedad y con una visión amplia sobre la problemática que debe preocuparnos a todos, tal y como se ha venido insistiendo principalmente en América Latina con propuestas de gobiernos progresistas y sobre todo de movimientos sociales que están en la primera línea de actuación para soluciones reales, como los pueblos indígenas, y las organizaciones de campesinos y campesinas y de afrodescendientes.

p.- el desarrollo del juicio en Siero, con apretada síntesis de testigos y peritajes, de abogados defensores y acusadores, de jurado popular, y el propio Tribunal presiddido por el magistrado Martín Pallín, ¿consideras que ha sido adecuado, que "ha salido bien" en lo formal?

CAR:- Sí, pienso que lo formal es importante en tanto nos ordena un debate en función de destacar y asegurar que se rivalice respetuosamente con unas reglas, con la participación equilibrada y dialéctica de diferentes actores que representan, como en la vida misma de las sociedades, contradicciones o puntos de vista diversos, y eso evidentemente se cumplió, con suma coherencia, sin cuestiones postizas, pues aunque no vino la defensa de las empresas acusadas, existiendo constancia de que se les invitó, como sabemos, pues procedía que se nombrara una defensa de oficio, la cual lo hizo con seriedad, documentado los posicionamientos que las empresas suelen esgrimir o los argumentos con los que algunas corporaciones de capitalistas osados en el discurso suelen plantar cara para decir que no son salvajes o depredadores sino cuidadores del ser humano y del planeta. Así mismo los abogados de la acusación lo hicieron de forma cabal, con preparación y englobando las conclusiones sobre las violaciones a derechos en congruencia con los intereses de las víctimas, y sin lugar a dudas el Tribunal, que se ajustó a formas básicas, que ojalá tuvieran muchos de los juicios que se nos presentan en muchas partes del mundo como reales o respaldados por normas sustantivas y de procedimiento. Así mismo considero que el jurado lo hizo tal y como suele ser la deliberación de gente que expresa su convicción a partir de las pruebas y responde como personas del común a un marco que se fijó de manera transparente.

p:-Como doctor en Derecho, y como autor de la tesis doctoral recogida parcialmente en el libro La Rebelión de los Límites , encuentras relación directa o indirecta con Derechos no totalmente reconocidos, con este juicio en Siero..?

CAR:- En este juicio de Siero, sinceramente, se llegó a manifestar en su objetivo, lo que desde ciertas reflexiones algunas personas o muchas vienen o venimos desarrollando, y es lo que podríamos sintetizar de este modo: no sólo por razones de origen o dinámica subjetiva, digamos las motivaciones y elaboraciones éticas e ideológicas y políticas de las personas, sino por lo tremendamente objetivo y urgente que todos los días enfrentamos como humanidad sin escapatoria o evasión, se debería decir: basta ya!; es decir deberíamos reafirmar que no más opresión; que ya se ha llegado a los límites de nuestra paciencia y degradación. Por lo tanto una respuesta no sólo humana, sino humanista, reconstituyente de nuestro potencial, impregnada de legitimidad y derecho, es la que envuelve la rebelión, pacífica o inevitablemente violenta en algunas experiencias, contra estructuras de injusticia y muerte. Nosotros, los seres humanos deberíamos responder de alguna manera, como está respondiendo ya la Madre Tierra, la Naturaleza: enseñando nuestros límites, oponiéndolos todos los días materialmente al poder no sólo genocida, sino etnocida y ecocida que es el que está en la propia razón de ser del capitalismo. De esta manera lo que acá se ha debatido es la necesidad de avanzar en garantías reales para el ejercicio de derechos fundamentales, pues son la vida misma de todos los seres, entre ellos el derecho colectivo a resistir ante una lógica de muerte. No como algún libro titula “la venganza de la Tierra”, llamando nuestra atención acertadamente sobre la destrucción planetaria, sino como Justicia del ser humano con el ser humano habitante de un planeta que no tenemos derecho a volver basura ni teatro de verdadero terror. El compañero filósofo Santiago Alba Rico designó esto que nos aniquila como “terrorismo climático”, originado en la mercantilización del planeta. Ya no como derecho sino como obligación de defensa, múltiples formas de rebelión deben oponerse a ese destino que el capitalismo dicta como única historia. En esa medida veo relacionados los derechos que hoy se proclaman pero no se respetan, con las revueltas morales y políticas que nos sacuden para revolucionar y evolucionar a nuevos derechos como los de la Madre Tierra, de la Naturaleza, en los que están comprendidos otros derechos de los seres humanos. Sin el planeta Tierra reproduciendo la vida, no somos ya; nuestra condición humana será la decadente de una especie suicida y homicida, literalmente, “extra-terrestre”. Contra esa perversión tenemos el derecho de rebelarnos como límites, como frenos definitivos a esa historia de muerte.

p:-El juicio se celebró, y hay una sentencia provisional (?), que será elevada a definitiva...¿qué elementos generales y concretos tiene esa sentencia en cuanto a su contenido? ¿cuál es su valor?  ¿sienta precedente?

CAR:- Bueno, conociendo el texto provisional, estoy seguro que ya es de gran calidad y consistencia, tal y como se nos presentó, pues se tomaron en cuenta tanto conjuntos de hechos probados, las responsabilidades o empresas responsables debidamente contrastadas y las normativas que les son aplicables. Aparte de unas recomendaciones que vienen a sancionar esos crímenes y a establecer medios de defensa colectiva. Una vez pase a ser definitiva en su redacción la Sentencia, se convertirá sin lugar a dudas en un instrumento de referencia para el impulso de acciones que multipliquen lo que acá se ha hecho, es decir no sólo para ser capaces de identificar lo que en derecho penal se puede llamar el itinerario o la cadena del crimen, que va desde los que deciden en sus lujosos despachos determinados negocios lesivos, pasando por los operadores de esas actividades como son las de extracción o saqueo de recursos como el petróleo, hasta la responsabilidad también de los que, incluso sin participar del diseño previo del crimen, sí participan del diseño de sus ganancias, de sus beneficios y de la impunidad. Entonces es importante para señalar eso, en el marco del análisis de la economía capitalista, sin la cual no podríamos entender por qué funciona y con qué mecanismos, pero además para poder animar acciones sociales, de nuevas acusaciones, de documentación de casos, de prevención de operaciones económicas, de organización, movilización y lucha frente a más planes de depredación y de violencia para el pillaje, como es lo que pasa en países donde se mata a la población para directamente “limpiar” las zonas que son incorporadas a la rapiña. Por esos elementos, la sentencia tiene un valor muy importante, es de una correcta y avanzada conceptualización, y por lo mismo sienta un precedente clave que estimulará nuevos ejercicios de este formato en procesos de concienciación y acción social.

p: la sentencia, con las caracteristicas mencionadas, "a dónde se envía" o se hace llegar.   A Naciones Unidas ?  al Presidente Evo Morales..?  a Estados Unidos? al Congreso de los Diputados..?...

CAR:- A todo mundo!
Hay que hacerla circular y llegar a todas las instancias, a las instituciones, no sólo especializadas en temas del cambio climático o medioambiente, sino a todos los espacios, desde una comunidad de vecinos o asociaciones de consumidores, hasta gobiernos amigos como el de Bolivia, al compañero presidente Evo Morales, que se ha comprometido a impulsar y lo ha hecho, una acción internacional de peso; hay que enviarla a universidades, para que la conozcan, debatan y se impliquen en las discusión de sus conclusiones; a ONGs de miradas poco acertadas o que ven el tema desde un ángulo paliativo; a empresas, a legisladores, y a todos aquellos que participan de unas complicidades, de hechos en los que ellos mismos se degradan doblemente, como victimarios y como víctimas, en tanto ellos y sus propias familias sufrirán esta degradación del planeta, y yo diría que habría que traducir esta Sentencia, no sólo a unas dos o tres lenguas o síntesis en varios idiomas, sino traducirla a una cartilla o texto básico para los niños y niñas o para la juventud, con las ideas generales, buscando su mayor difusión posible, con textos o gráficas agregadas para una adecuada comprensión. Cumplirá una importante labor educativa, con los elementos que otras iniciativas no tienen: señalar la necesidad de superar esta amenaza desde los propios derechos de los pueblos, es decir explicando qué están haciendo para posicionar o empoderar sus propuestas; explicar que nos están enseñando el buen vivir, con poderes, visiones y prácticas alternativas; explicar que sí son posibles los bienes comunes de la humanidad y garantizar el acceso o ejercicio de los derechos, cultivando un futuro de dignidad y vida con la mayor plenitud posible para las próximas generaciones.