Tribunal Pola Xusticia Climática
Combustibles fósiles y agrocombustibles a xuicio
TJC- Entrevista

Pablo Gutierrez Vega.
 
pachakuti: Pablo, has sido magistrado en el Tribunal de Justicia Climática celebrado en Siero los dias 8 y 9 de abril...  ¿qué sentido general tiene un tribunal de este contenido?
 
PGV: - Celebrar la audiencia es una apuesta de futuro. Me siento orgulloso, como asturiano, que ONGs como Soldepaz no se arruguen con estos compromisos. El tribunal emparenta, por cierto,  con una dignísima tradición de tribunales de opinión que, desde la posguerra, se han convertido en punta de lanza de una sociedad civil insatisfecha con los ángulos ciegos del derecho internacional público. Soldepaz Pachakuti coloca a Pola de Siero, y a Asturias, en la senda de un futuro en el que los responsables del cambio climático se sientan menos cómodos.
El sentido de la celebración de una audiencia de este tribunal, para un jurista como yo - y que no pretende ser otra cosa- , es presentarse, modestamente,  como una herramienta más en la lucha contra la impunidad de los actos que nos condenan -aunque algunos 'primos' lo cuestionen- a nuestra propia extinción como especie. Señalar responsables es un acto de justicia. Me queda la espina del asunto de la deuda (histórica) climática que considero sólo ha sido abordada frontamente en las deliberaciones del jurado....
 
p:- el desarrollo del juicio en Siero, con apretada síntesis de testigos y peritajes, de abogados defensores y acusadores, de jurado popular, y el propio Tribunal del que formaste parte, ¿consideras que ha sido adecuado, que "ha salido bien" en lo formal?
 
PGV:- Creo que el  tribunal y las partes (acusación, defensa, testigos, peritos, jurado) han/ hemos hecho un esfuerzo para brindar a los asistentes a la audiencia la experiencia de un foro en el que se señalan  y se exigen responsabilidades. En el que: se acusa, se prueba (o no), se delibera y se juzga. Queríamos, sobre todo, ésto. Y el resultado no se ha apartado demasiado de esta lógica. El Tribunal no ha sesionado con la vana pretensión de constituir una referencia (internacional) inexcusable pero todas las partes, las personas, se han vaciado para dejar constancia de cómo puede hacerse, con rigor y sin limitaciones, justicia climática. Creemos en este modelo.
Quiero reconocer públicamente el papel del magistrado Martín Pallín, curtido en mil batallas judiciales, que ha hecho un enorme esfuerzo para ado(a)ptar el formato -quizás incialmente escasamente definido, y es ésta responsabilidad que también me toca- del encuentro a las formalidadades de un verdadero juicio, ejercicio no exento de ciertos malabarismos que la logística del encuentro demandaba y que resolvió con pericia
 
p:-Como profesor de Historia del Derecho en la Uni-Sevilla... y por otras voluntades personales, se te considera uno de los pocos expertos en el estado español en materia de derechos novedosos como los relativos a los Pueblos Indígenas...¿el TJC  se relaciona directamente con estos derechos?
 
PGV:-  Si me permites el matiz no me considero (ni efectivamente soy) uno de los pocos expertos del Estado, ni acaso de Sevilla, en estas materias. Hay, a nivel estatal, un número nada despreciable de compañeros/as, académicos y  juristas, que comparten  esta línea de investigación y hacen, además, bandera de esta causa, en mayor o menor medida, en el ejercicio de su profesión/actividad.  Entenderán que cite al prof. Bartolomé Clavero, catedrático de mi universidad y voz autorízadísima en este campo (por su fecundísimo bagaje intelectual y contrastada experiencia internacional como miembro  del Foro Permanente de Naciones Undas sobre Asuntos Indígenas), y también a mi colega Luis Rodríguez-Piñero y a otros tantos compañeros de universidades como la de Deusto, Girona o la Carlos III de Madrid, referentes muy a tener en cuenta en el futuro desarrollo de estándares internacionales en este campo.
Pero en cualquer caso el fenómeno del  la justicia climática va a demandar de un ejercicio combinatorio de presión social y de voluntad política de los poderes públicos. Como es natural me siento más cercano a/influyente en lo primero que a lo segundo.
 
p:-E l juicio se celebró, y hay una sentencia provisional (?), que será elevada a definitiva...¿qué elementos generales y concretos tiene esa sentencia en cuanto a su contenido? ¿cuál es su valor?  ¿sienta precedente?
 
PGV:- Si tomamamos Pola de Siero 2011 como primera sesión del TJC  (y no estoy muy seguro que que podamos arrogarnos esa facultad)  la sentencia, que, provisionalmente, presentamos, está llamada a constituir al menos un punto de partida.Y eso es mucho. Es muchísimo.
Marca pautas.
El TJC-tribunal de opinón quiere ser deteminante, porque así lo demanda la sociedad civil (permítanme aquí dejar constancia del reconocimiento al trabajo de los promotores de esta iniciativa -seguro que Tom y Mónica no desearían, aunque deben, ser, entre otros, aquí citados- y la del Tribunal Popular sobre Cambio Climático y Deuda Ecológica) en el eventual diseño de una corte internacional (TJC- tribunal internacional) que depure las responsabilidades que se derivan, cuanto menos, de la Convención marco. No creo, ni apuesto, porque el futuro tribunal se agote en este hito normativo. También ha sido unánime el deseo de que la responsabilidad derivada de la actuación de las corporaciones transnacionales pueda ser objeto de escrutinio.  No lo es hoy, en esta materia, y este ángulo ciego genera indefensión. Y sonrojo.
Hemos aportado ideas
 
p:  la sentencia, con las caracteristicas mencionadas, "a dónde se envía" o se hace llegar.   A Naciones Unidas ?  al Presidente Evo Morales..?  a Estados Unidos? al Congreso de los Diputados..?...
 
PGV:-  Apuesto por que la organización promotora haga la mayor difusión del resultado de una iniciativa de la que debe sentirse orgullosa. A Naciones UNidas sin duda. En particular al Panel sobre Cambio Climático y a la Oficina del Alto Comisionado sobre Derechos Humanos. A Evo Morales por deferencia a quien lidera esta iniciativa, con delatadora indiferencia de sus aliados regionales. Pasopalabra (pero también). A nuestros representantes en el Congreso y en el Senado apenas finalicen su debate interno sobre pensiones y honorarios: me han dicho que ya es cuestión de minutos ...