Tribunal Pola Xusticia Climática
Combustibles fósiles y agrocombustibles a xuicio
CONFERENCIA INAUGURAL
 
Contexto Global de Cambio Climático y concepto de Justicia Climática. Orígenes de la propuesta del Tribunal y acercamiento a un caso del Sur.


Modera: Javier Arjona

Intervienen:

Mónica Vargas - Observatorio de la deuda en la globalización - ODG
Tom Kuchardz - Ecologistas en Acción
Juana Calfunao - Mapuche
Jose Antonio Martín Pallín – Magistrado emérito del Tribunal Supremo

Modera: Javier Arjona

Buenas tardes. Recordar que hoy 8 de abril hay dos celebraciones mundiales. Por un lado es el día del pueblo Rom, el pueblo gitano. También se celebra un aniversario triste, el asesinato de José Couso asesinado en Iraq ,

y hoy han declarado también el día internacional para la aparición con vida de Sandra Viviana Cuellar, una ingeniera ambientalista desaparecida en febrero en Colombia.

Mónica Vargas es boliviana y ha estado en Asturias varias veces, afortunadamente para la gente de Asturias, es una de las investigadoras del Observatorio de la Deuda en la Globalización, que es uno de los instrumentos, uno de los lugares mejores y de más calidad en investigaciones en este y otros muchos campos, pero que no están aislados en una torre  de marfil..sino que están en la movilización social permanentemente.

Tom Kuchardz, tiene mucho currículum.. pero voy a resumirlo, está en Ecologistas en Acción , y Enlazando Alternativas..y también estuvo en Cochabamba el año pasado.

La compañera, hermana,  autoridad mapuche,  Juana Calfunao… tenemos la suerte de que haya llegado Asturias en una gira muy especial que ha hecho por Europa. Y especial, porque todavía sigue firmando papeles de penitenciaría,  ya que hace muy poco tiempo que ha salido de la cárcel después de pasar cuatro años y todavía la condena no concluyó,  por la defensa de los territorios mapuches.

Y finalmente el Magistrado José Antonio Martín Pallín nos contará lo que tiene que contar pero adelantamos que fue uno de los pocos representantes de Estado Español que estaba también en Cochabamba junto a otras figuras del mundo ético, por citar algunos,  el padre Miguel D'Escoto,  que había sido hasta hace pocos meses presidente de la asamblea general de Naciones Unidas.



-Mónica Vargas - Observatorio de la deuda en la globalización - ODG

Buenas tardes. En primer lugar quería expresar mi más profundo agradecimiento de todo corazón a los y las compañeros de Soldepaz Pachakuti que no es la primera vez que tengo la oportunidad de participar en un acto de sensibilización y difusión de luchas que son invisilizadas muchas veces.

Esta labor es sumamente importante y por eso nuevamente agradezco este trabajo que considero clave.

Quería decir también que este tipo de tribunales como es el que vamos a tener mañana, son sumamente importantes, no solamente para las luchas aquí, sino para las luchas allá.

Tom nos va explicar más concretamente como van estos tribunales, yo solamente quería recordar en los diferentes tribunales que se han realizado a lo largo  de la trayectoria de enlazando alternativas el comentario más frecuente que llegaba por parte de la gente que vino a presentar casos era recuperar la dignidad. El poder hablar de las agresiones que se sufre de manera impune. Y son cosas que a veces no nos damos cuenta hasta qué punto son importantes.

Quería comentar también de cuando hablamos de crisis climática o de cambio climático o de justicia climática yo creo que es importante enmarcar en una crisis económica que es global, histórica,  no es una crisis que haya comenzado desde que se empezó a hablar del cambio climático.

El problema es que es mucho más grave que únicamente un cambio climático.

Y es mucho más grave ¿por qué? Porque el proceso de globalización en el cual nos encontramos en estos momentos es un proceso que contrariamente a lo que se nos ha hecho creer según lo cual sería una globalización financiera, por ejemplo los flujos de telecomunicaciones en realidad es una globalización capitalista profundamente material.

La materialidad en este proceso y nuestra vida cotidiana es clave. Todos los objetos que nos rodean en estos momentos prácticamente todos estos objetos, están compuestos de petróleo. Y aquí hablaremos de lo que implica la extracción de petróleo. A la hora de pensar en esos procesos tenemos que sentirnos muy vinculados en las realidades que se van hablar aquí, porque para que nosotros podamos tener este ritmo de vida,  de producción,  y de capitalismo,  se están extrayendo materiales minerales, petróleo, carbón, uranio en un contexto de injusticia ambiental que ahora les voy a comentar.

Materialidad en el proceso de globalización que incluye no solamente la extracción sino los profundos conflictos generados por el transporte de esas materias primas que se saquean en el Sur.

Hablamos de crisis ecológica global, pero también hablamos de injusticia ambiental o de conflictos de justicia ambiental. Esos conflictos surgieron durante las luchas de los derechos civiles en Estados Unidos, cuando las poblaciones afrodescendientes protestaban porque se les ponían basureros en sus barrios y se evidenciaba que estaban generando un impacto ambiental aprovechándose de su condición más vulnerable desde el punto de vista socioeconómico.

Hablamos de cambio climático, hablamos de crisis ecológica global, pero también es muy importante enmarcar esto en el proceso de luchas de clases que no se abandonan.

Si hablamos de justicia ambiental es precisamente porque los y las más afectados por el cambio climático y por el conjunto de daños sociales y ambientales generados por este sistema, son los seres más empobrecidos y más vulnerables del planeta.

Por lo tanto hay una responsabilidad esencialmente de la sociedad Norte de los países y gobiernos del norte que tenemos que reconocer , subrayar y exigir. Este es uno de nuestros deberes.

Un apunte que quería hacer es que es importante considerar la agresión que llegaba a los pueblos del Sur, pero también a los pueblos del norte de una manera integral. No solamente podemos hablar de los conflictos generados por las represas o un pozo de petróleo o por un pozo de gas o una mina de uranio, de cobre,...

Lo que la gente en el Sur cada vez más ha desarrollado son respuestas desde un punto de vista integral porque se violan derechos humanos, un día es por la palma de aceite,  y al día siguiente es por el petróleo que se está extrayendo justo al lado, al día siguiente será por una carretera que está destinada a sacar la palma aceitera, etcétera.

Por lo tanto la agresión no es solamente en el territorio, por eso la respuestas se van tejiendo de manera cada vez más integral frente a esta injusticia climática. Esta perspectiva integral creo que también hay que aplicarla a los hechos concretos, a los dos grandes temas que se van a tratar hoy aquí en este tribunal.

Vamos hablar de los conflictos generados por la extracción de hidrocarburos, pero también vamos hablar de los agrocarburantes. Ambos ámbitos se encuentran muy enlazados porque ustedes saben que los agrocarburantes los han hecho al ser promovidos como una solución ante el cambio climático y para reducir los gases de efecto invernadero.

Los agrocombustibles lo que han hecho es potenciar un modelo alimentario global, un modelo que de acuerdo con la organización sería responsable del 57% de las emisiones de gases de efecto invernadero en su conjunto. Cuando potenciamos por ejemplo la producción de biodiesel en el Estado Español y para ello se importa palma aceitera de Indonesia o de Colombia o soja de Paraguay o de otros lugares en realidad se está potenciando gigantes monocultivos ya que hablamos de millones de hectáreas de un modelo en el cual se inserta violaciones de los derechos humanos, expropiación de la tierra, expulsión de las comunidades y por lo tanto también podemos hablar de etnocidio en muchos casos.

Esa agresión mundial se genera en un modelo alimentario global que genera estas emisiones, pero a la vez está profundamente sustentado en el petróleo.

La agricultura industrial que nos trae la piña a Asturias, ya que Asturias no es productora de piñas, es agricultura industrial ya que se sustenta en el petróleo y sería imposible que existiera sin el petróleo. Cuando hablamos de los impactos generados por los agrocombustibles y por la extracción de esas materias primas destinadas a fabricar los agrocombustibles siempre tenemos que recordar que en toda cadena productiva del modelo alimentario global se encuentra el petróleo, por tanto siempre tenemos que recordar que los impactos se añaden a los impactos de este modelo alimentario global y de los agrocombustibles.

Creo que es importante hablar de la escala, hablamos claro de combustibles a gran escala, ya que antes hablábamos de 20 millones de hectáreas dedicadas a la soja en Brasil, 14 en Argentina y nos estamos refiriendo a grandes cantidades de tierra y también nos estamos refiriendo o un modelo decidido de manera absolutamente vertical para ir por las empresas.

Cuando reducimos la escala, a nuestro parecer en el Observatorio se plantean las verdaderas preguntas. ¿Qué energía? ¿Para quién? ¿Quién decide? ¿Qué escala? ¿Cuál es la participación de la gente?

La energía es un valor absolutamente clave pero que no debe de impactar sobre todo a los más vulnerables.

La energía tiene que ser justa. También es necesario pensar, lo han planteado varios colectivos, de esta civilización post petrolera, pensar más allá, soñar como dijo Ramón Fernández Durán ver el futuro, avanzar hacia ese futuro. Civilización post petrolera, civilización post nuclear.

Voy a cerrar recordándoles que somos todas y todos herederos de una larga cadena histórica de seres humanos que han luchado por la dignidad y por la justicia, la gente ha muerto por eso.

Pero han conseguido muchas cosas. Por lo tanto todo lo que vamos a plantear aquí tiene solución y está en nuestras manos y es absolutamente posible. Yo creo que es importante que asumamos ese papel en esa larga cadena y por toda esta gente que se ha dejado la piel en el camino. Muchas gracias.



-Tom Kuchardz - Ecologistas en Acción

Buenas tardes. Bienvenidos y bienvenidas a este acto. Muchas gracias a todas las personas que han hecho posible el que hoy y mañana estemos reunidos aquí en  Pola de Siero.

Voy a recoger el testigo que han lanzado en la inauguración que efectivamente la catástrofe nuclear nos ha enseñado que la energía nuclear es una de las energías más peligrosas que ahora mismo tenemos a nivel mundial.

Es la segunda catástrofe más importante después de Chernobil. Por lo tanto se hace más necesario que nunca que llevemos en el corazón y sobre todo en la práctica política esa señal de la energía nuclear.

Espero que con este acto podamos contribuir a que la situación que se está dando en Japón no quede impune, y que sobre todo nos sirva para cambiar radicalmente las políticas públicas que son tan nefastas.

Al verter ahora millones de toneladas de agua contaminada a los mares del Japón además de toda la situación que está sufriendo la población va a tener consecuencias y alguien tiene que responsabilizarse por ello, y ojala que esta reivindicación que hoy hacemos aquí de forma más simbólica y mañana de que nosotros somos sujetos de derecho se convierta también en una señal para toda la población.

Nosotros no dejamos estos asuntos a las instituciones, a los gobiernos que han demostrado no tener voluntad política para resolver problemas más graves que hoy afronta a la humanidad.

Seguramente estamos hoy aquí porque los crímenes ambientales y los crímenes provocados por el cambio climático que tiene su causa fundamental en la quema de combustibles fósiles y también en el modelo de producción y consumo del sistema de nuestras políticas públicas apoyan, las consecuencias del cambio climático hoy pueden ser consideradas uno de los crímenes contra la humanidad más grandes que se están cometiendo.

Por lo tanto, si hay algunas políticas públicas que siguen aumentando las emisiones de gases de efecto invernadero, por lo tanto agravan el cambio climático, estas políticas públicas pueden ser consideradas crímenes contra la humanidad, tanto por actores privados como por actores públicos.

Y de ahí viene la justificación, la ética que nos promueve estar en esta actividad simbólica , no vinculante,  pero no deja de ser parte de una pieza de un proceso que viene más largo.

Me han querido introducir brevemente el contexto global de cambio climático y de justicia climática en la que nos enmarcamos con esta actividad hoy aquí y mañana.

En primer lugar señalaría el triángulo diabólico entre crisis climática, crisis energética y la crisis ecológica.

Comenzaría por la crisis energética que es el fin de la energía posible y una ruptura histórica que se va a vivir por la disminución del flujo de energía, la energía fósil como la que hemos vivido a lo largo de los últimos 150 años. Estamos entrando fuertemente y basta con ver hoy los periódicos, el propio Fondo Monetario Internacional lo está señalando, que no solamente está aumentando los precios del petróleo, sino que va haber grandes problemas de suministro.

Por lo tanto estamos entrando en el momento donde la demanda mundial supera a la oferta. Estamos viviendo revoluciones generalizadas en el mundo árabe, un espacio de importancia estratégica mundial donde hay dos terceras partes de las reservas mundiales de petróleo y donde se produce el 20% del petróleo actualmente.

Con la catástrofe nuclear en Japón y seguramente la reducción fuerte del uso de esta energía tan insostenible y peligrosa en Japón se van añadir nuevas presiones en la demanda de combustibles fósiles. Por lo tanto vamos a tener nuevas situaciones de fuertes problemas de suministro que Japón en este caso es simplemente una escala más en este declive energético que se está viviendo ahora mismo. Estamos viviendo un nivel récord en los precios del petróleo.

Han aumentado durante el año pasado un 25% pero también junto con ello hemos visto aumentar los precios de los alimentos que también en los principales cereales que son nuestra base alimentaria aumentado un 25% durante el año pasado, lo que ha generado una enorme inestabilidad política.

Las consecuencias de la crisis energética son dramáticas. Sólo tenemos que tener en cuenta que en el año 2030 vamos a tener la misma energía neta que en 1930 con la diferencia en el año 1930 había mil millones de personas y que en el año 2030 va haber alrededor de 7 mil millones de personas.

Vamos a ver una quiebra del sistema económico tal y como lo conocemos hoy. Un decrecimiento económico en el que ya hemos entrado, lo que tiene enormes consecuencias sociales, como el desempleo, marginación, pobreza... y lo que ya señalaba el Fondo Monetario Internacional en estos últimos cuatro años de crisis financiera internacional hemos estado dos veces a punto de caer en el abismo según las propias palabras del Fondo Monetario Internacional y en esta situación los gobiernos no han tomado ninguna medida de eliminar la especulación sobre las materias primas y justamente es una de las causas del encarecimiento, no solamente del petróleo, sino de todas las materias primas y recursos naturales y se está siguiendo políticas que van en la misma línea, es una huida de los propios gobiernos.

Pero lo más grave es que estamos viendo nuevas guerras por lo recursos:  lo hemos visto en Iraq, Afganistán,  donde se han causado enormes daños en la población civil y ahora nuevamente con el ataque militar a Libia y la grave guerra civil que se está provocando, es un nuevo ensayo de estas guerras por recursos de cara al futuro.

Por supuesto para las sociedades que están altamente industrializadas y tecnologizadas como la nuestra, ese cambio en la energía fósil y la desaparición de esta energía tendrá enormes consecuencias para las que no estamos preparados y sobre todo los propios gobiernos no están entrando en una fase de transición para prepararse para ello.

También el sistema financiero tal y como lo conocemos hoy en día basado en la expansión del crédito no va a existir cara al futuro con la disminución de la energía fósil. La Agencia Internacional de Energía que se puede añadir de aquí a 2030 la producción de lo que se produce seis veces en Arabia Saudí o la India es materialmente imposible por lo tanto no podemos confiar en los pronósticos y en las políticas energéticas hechas por los gobiernos que se basan en falsos presupuestos que no se van a dar nunca.

El segundo elemento del triángulo diabólico es la crisis ecológica sin precedentes y yo nombraría a algunos que seguramente tiene que ser juzgados ante tribunales internacionales como el caso de la British Pretolium y la mayor marea negra que se ha vivido con la explosión de una de las plataformas de la explotación en Estados Unidos con la enorme catástrofe que hasta hoy ni siquiera está evaluado los enormes daños ambientales y económicos que ha causado.

BP tendría que ser una empresa cerrada y todos sus bienes económicos tendrían que ser utilizados para la restitución de los espacios ambientales destruidos por esta empresa y no solamente en el golfo de México sino a nivel mundial.

Pero también tenemos casos graves como la explotación de gas y petróleo en Nigeria donde afortunadamente dos juicios se están dando todavía, uno ante una Corte Federal en Nueva York y otra en Holanda contra la empresa Shell por las enormes violaciones sistemáticas a los derechos por Shell en Nigeria pero también por los enormes quemas de gas.

Y un tercer ejemplo podría ser la explotación de las arenas de alquitrán en Canadá causa del desplazamiento masivo de miles de indígenas y donde quienes han visto fotos o imágenes documentales sobre la situación se parece a una situación lunar, realmente un desastre ambiental que está causando y que quieren repetir en algunos países de África donde también se encuentra esta fuente de petróleo tan enormemente destructiva.

Hemos visto cómo se están agotando también los recursos naturales como la pesca, los bosques y la biodiversidad y la desaparición de espacios disponibles donde poner nuestros residuos. La atmósfera, el suelo, el agua están saturados con nuestros residuos.

Hemos visto uno de los pequeños reflejos de esta enorme crisis, una de las sequías más graves y más prolongadas en la Amazonia en este último año. Al mismo tiempo vemos como el sector de la extracción de recursos va a lugares cada vez más sensibles ambientalmente. Estamos hablando de aguas profundas, territorios indígenas, selvas vírgenes, los polos árticos y otros territorios enormemente sensibles para extraer estos recursos.

También estamos viendo como las políticas públicas lamentablemente dan falsas respuestas. Ahora nuevamente se está apostando por el carbón, una de las energías fósiles más contaminantes. Y lamentablemente el gobierno español no solamente está apostando fuertemente por esta extracción, si no que el 60% del carbón que quemamos en las centrales térmicas con las que producimos electricidad en este país, viene del exterior generando enormes daños ambientales y violaciones a los derechos humanos en países como Colombia, Tailandia e Indonesia.

El tercer ejemplo de ese triángulo diabólico es la cuestión de la crisis climática. Hoy termina en Bangkok, Tailandia,  una de las reuniones preparatorias para la próxima Cumbre de Naciones Unidas en lo que se llama la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático y cuáles son algunos de los análisis que podemos hacer en relación a ello.

Los países enriquecidos manipulan constantemente las negociaciones unilaterales alejando estas negociaciones del punto central de tendrían que tener.

Es la reducción radical hasta un 50% de aquí al 2020 de sus emisiones de gases de efecto invernadero.

Buscar soluciones basadas en el mercado y además la financiación ellos mismos se permitieron con el protocolo de Kioto y la Convención Marco que no lo están dando a los países que están sufriendo cambio climático no lo han provocado y no están dando esta financiación y encima están buscando fuentes de financiación basados en los mercados financieros, basados en las falsas soluciones como los mercados de carbón que en el caso de la Unión Europea han mostrado no reducir las emisiones sino aumentarlas y sobre todo generar recursos financieros para los más contaminantes.

Hemos visto con la caída del consumo energético a causa de la crisis económica en estos últimos años como las empresas energéticas y empresas como Mittal que aquí está contaminando en Asturias, han hecho enormes beneficios al vender sus créditos de carbono y han conseguido con estas falsas soluciones que les hayan permitido los mercados de carbono creados por la Unión Europea.

Ahora mismo en Bangkok, para hacer un mini resumen, se ha ignorado por qué se ha basado en los acuerdos, falsos acuerdos, de Cancún se ha ignorado completamente la ciencia, se han violado los principios de Naciones Unidas del plan de acción formulado en Balí en 2007.

Se ha violado el principio de consenso, porque se ha ignorado el veto del gobierno de Bolivia en Cancún.

Si recogemos los compromisos voluntarios de los gobiernos hechos en Cancún nos adentraríamos en un aumento de la temperatura global de aquí al 2100 entre 4 y 5 grados centígrados.

Es un escenario que no solamente viola el propio documento de Cancún donde dicen que tendría que ser 2°C sino que además tendría unas consecuencias catastróficas para la humanidad y los ecosistemas.

Y también uno de los puntos nefastos en Cancún ha dado el rol al Banco Mundial como uno de los que va a dominar toda la política en relación al financiamiento de la lucha contra el cambio climático.

Estamos hablando de un dinero que va a fluir de los países del norte a los países del sur en términos de medidas de adaptación o sobrevivencia.

El Banco Mundial como ustedes saben no es solamente una de las principales instituciones financieras que ha causado la deuda externa, pobreza, miseria y conflictos en muchos países del mundo, sino que además es una de las instituciones multilaterales que más dinero público ha transferido hacia megaproyectos de combustibles fósiles como centrales térmicas de carbón o grandes infraestructuras como oleoductos o la agroindustria responsable del cambio climático.

Este es el escenario de Cancún y lamentablemente en Bangkok no hemos visto ningún cambio de paradigma, ningún cambio salvo uno pequeño que los países del ALBA, en Copenhague todavía apoyaron la postura boliviana y lamentablemente en Cancún dejaron al gobierno boliviano sólo, en Bangkok volvieron a existir, una posición común de los países del ALBA y de los países que son más de 150 países del Sur que están reunidos del grupo del 77, el grupo 77 más China,

 también volvieron a una postura mucho más radical contra los más contaminantes y fundamentalmente contra los países conocidos como Anexo 1, la Unión Europea, Estados Unidos, Australia etcétera.

Este es el escenario político que tenemos en relación al tema del cambio climático.

Para terminar yo quiero señalar ese pequeño proceso en el que estamos inmersos en diferentes redes, organizaciones sociales de diferentes continentes del mundo en el que ensambla también esta actividad hoy y mañana en Pola de Siero.

Justamente demandamos la creación a nivel multilateral de una instancia que podría ser un Tribunal Penal Internacional de Justicia Climática porque creemos que los gobiernos y los responsables políticos han demostrado que no tienen voluntad política para cumplir de manera efectiva los compromisos y obligaciones asumidas en las negociaciones internacionales de lucha contra el cambio climático.

Han pasado 20 años desde Río de Janeiro hasta aquí y no han sido más que falsas promesas y falsas soluciones y políticas que nos han empeorado la catástrofe ambiental en la que nos estamos enfrentando hoy en día.

Y por eso la necesidad de que exista un Tribunal Internacional, una instancia que será capaz de tener una capacidad jurídica, vinculante de prevenir, juzgar y sancionar a estados, pero también a empresas que son responsables de los mayores crímenes medioambientales no solamente refiriéndonos a la generación de gases de efecto invernadero, sino también a otros muchos crímenes medioambientales como a lo largo del día de mañana estaremos escuchando.

Pero para conseguir esta instancia formal se necesita la creación de un movimiento político. También cuando se creó el Tribunal Penal Internacional existió todo un movimiento social, una reivindicación, campañas, sensibilización, presión política a los gobiernos, presión a nivel internacional, manifestaciones etc.

Mucha formación, mucha sensibilización y lo mismo necesitamos para llegar a ese objetivo de un tribunal. Porque al final un tribunal y las sanciones jurídicas y todo el trabajo jurídico, no tiene ninguna efectividad sino existe también un cambio en las relaciones de fuerzas para que realmente se pueda conseguir sancionar y hacer valer los diferentes acuerdos o sanciones que un Tribunal dicte.

De ahí viene una iniciativa que desde el año 2009 de tener un proceso hacia un Tribunal Internacional de los pueblos sobre justicia climática y deuda ecológica.

Lo que a nuestro entender es que los que más sufren el cambio climático no lo han causado, y justamente sobre sus espaldas se están haciendo las políticas internacionales sobre el cambio climático.

Esto tiene que invertirse y por eso el paradigma de justicia climática que como también se dijo en la introducción El tema de la justicia ambiental y justicia social tiene que estar mano a mano. En el tema de la deuda ecológica yo creo que quedó suficientemente señalado por Mónica, lo que entendemos por ello. En ese proceso hemos comenzado una tarea en Cochabamba, Bolivia en octubre de 2009,

donde se presentaron algunos casos latinoamericanos y el siguiente paso fue verter ese acumulado de experiencias de hacer tribunales populares durante la conferencia mundial de los pueblos sobre el cambio climático y los derechos de la madre tierra en Cochabamba justo hoy hace un año en Bolivia.

A partir de ahí se ha creado todo proceso que quiere tener una audiencia en paralelo a las negociaciones multilaterales en Durban en Sudáfrica a finales de este año y una segunda audiencia durante las movilizaciones contra el ambientalismo de mercado que se celebrará con esa conferencia organizada por Naciones Unidas en Río de Janeiro en junio de 2012.

Esta es la agenda marcada por las diferentes redes y organizaciones sociales que están involucradas en este proceso.

Por supuesto se necesita mucho más que un evento como el que estamos organizando hoy,
se necesitan organizaciones comprometidas,
se necesitan juristas comprometidos,
porque queremos señalar muy brevemente que existen antecedentes en la jurisprudencia.

Tenemos el caso de las víctimas, de las más de 1800 víctimas mortales, sus familiares denunciaron a varias empresas petroleras, empresas de producción de electricidad y otras empresas causantes del cambio climático en Estados Unidos por ser responsables del cambio climático que ha causado el huracán Katrina en el año 2005.

Esta denuncia civil por reclamaciones multimillonarias fue rechazada en una primera instancia. En el 2007 fue rechazada y en el año 2009 una Corte de Apelación de Estados Unidos dio razón a los demandantes y volvió el proceso y finalmente la Corte Suprema de Estados Unidos dijo que no hay suficientes argumentos jurídicos, sobre todo porque la demanda está basada en argumentos políticos, y rechazó esa demanda de los afectados del huracán Katrina contra empresas petroleras.

Existe otro segundo caso muy interesante donde podemos alimentarnos porque existe bases para crear jurisprudencia que es el caso de un pueblo de 400 esquimales en Alaska, un pueblo que se llama Kivalina contra Epson Móvil y varias empresas petroleras y de producción eléctrica de Estados Unidos.

Este caso fue muy interesante y vale la pena leer la documentación porque la Corte de California finalmente rechazó la demanda dando la razón efectivamente al desplazamiento del pueblo.

Pero tanbién existen otros casos como por ejemplo en el estado de Micronesia pidió al gobierno de la República Checa un estudio de impacto ambiental sobre una de las mayores centrales térmicas de carbón que tiene la República Checa y decía que no deberían de hacerse solamente a nivel nacional los estudios de impacto ambiental, sino también tendría que medirse las emisiones globales y los impactos que por ejemplo estas emisiones tendrían en estados tan alejados como los estados insulares del pacífico, en este caso el gobierno de Micronesia.

El gobierno de Micronesia lucha contra el aumento del nivel del mar y que de aquí a pocas décadas alguno de los pueblos de este estado quede sumergido bajo las aguas del mar.

Estos son algunos de los casos que existen o que circulan por los expertos internacionales sobre este tema.

En el año 2006 existía una iniciativa legal contra Canadá porque estaba incumpliendo sus compromisos con el protocolo de Kioto.

Algo así tendríamos que hacer con gobierno español que está incumpliendo sus compromisos con el protocolo de Kioto. Algo así tendríamos que hacer con relación a la quema de carbón en Asturias con las centrales térmicas. ¿Qué impactos globales tiene eso en países latinoamericanos, en países africanos, en países asiáticos o pacíficos?

Yo creo que estamos todavía muy lejos de saber toda la realidad, los causantes y las responsabilidades civiles y económicas y casi penales que eso implica.

Porque de esos 300.000 muertos del cambio climático causa cada año ¿cuánta responsabilidad recae en las empresas eléctricas que todavía utilizan el carbón como Unión Fenosa, Iberdrola o Endesa?

¿Cuanta responsabilidad recae en empresas como Repsol YPF, que produce todos los derivados del petróleo con sus refinerías?

¿Cuánta responsabilidad recae sobre las políticas públicas de energía y transporte porque están fomentando el uso de energía fósil y no el trasporte público?

Todo esto son cuestiones que tenemos que responder y que seguramente volverá a resurgir sobre el tribunal y durante debate que se abra mañana por la tarde en relación a ¿que Energía necesita Asturias? y no solamente a Asturias, sino que esa pregunta se extiende a todo el estado español y a todo los pueblos. Muchas gracias



-Juana Calfunao - Mapuche

Quiero saludar a todos los hermanos que me apoyaron y a todos los que están presentes aquí. Llevo mucho tiempo sin ver a personas tan gratas, gente tan linda que compartió en un momento conmigo.

Precisamente por la poca conciencia que existe hoy en el territorio llamado Chile, he permanecido por cuatro años en la cárcel. Pero primero voy a contarles cuál es el problema de las empresas, 26 empresas tanto de España, Italia, Suiza, Noruega... que están integradas en el suelo mapuche. Del Bio Bio al sur es territorio mapuche.

Estos tratados existen con la Corona Española y luego con el estado chileno que está estipulado en el tratado de Killen 1556 donde dice claramente que el territorio de Bio Bio al sur es netamente del pueblo nación mapuche y cualquier persona que ingresara allí será sancionada.

Han ingresado mediante la fuerza, la violencia y ha habido una subordinación total de mi pueblo. Pero eso se dice entre comillas una subordinación ya que nosotros nunca nos hemos dejado subordinar y no nos dejaremos tampoco.

Me da un sentimiento encontrado cuando vengo a España. No necesariamente porque estoy feliz, sino porque estoy dolida o quizás por las dos cosas.

Porque tengo gente muy linda y dolor con gente de España. Porque quizás no todos los que están aquí son responsables pero quizás sus abuelos, tatarabuelos, fueron responsables de que hoy en día nosotros los indígenas, vivamos subordinados, encarcelados, perseguidos, discriminados y judicializados.

Durante generaciones y generaciones hemos vivido en la cárcel. Y no tiene otra forma el estado más que encarcelarnos. Han permanecido cantidad de hermanos en huelga de hambre para poder ser liberados por el solo hecho de defender la tierra.

Hoy en día esa defensa que es simbólica en cualquier parte es una lucha social, pero allí en ese territorio que hoy en día se llama Chile se aplica la ley antiterrorista.

Mi delito es por desorden ¡Soy la mujer más desordenada! Fuí condenada a seis años y seis meses por ofender a la autoridad, por negarme a levantar la mano y decir que juraba por Dios,  y yo les dije que no juraba en Dios porque no conozco a su Dios.

Porque si realmente existiera Dios existiría una justicia.

Existiría una igualdad de derechos. No existiría tanta criminalización y tanta matanza contra nosotros.

En la cárcel pase los días más tristes de mi vida. Y durante ocho meses no pude ver a mi familia. No pude ver a mi hija de 10 años que en esa época tenía nueve. Ella salía de lunes a viernes del hogar y el sábado dormía conmigo en la cárcel.

Y el domingo se iba con su papá. Yo decidí enviarla a Suiza porque pensé que era un país que debe de estar a la altura de los derechos humanos y gente muy especial para tratar a los niños ya que se respetan los derechos del niño.

Después de cuatro años y cinco meses logro que me den la libertad y viajo a ver a mi hija.

Hace tres semanas que llegue a Ginebra y mi hija al verme no quería saludarme. Me tenía miedo. Me decía: mamá ¿estás segura de que te bañaste? Y yo le dije: ¿por qué me preguntas eso? Y ella me dijo: porque yo te vi cuando la policía te orinó encima.

Y ella tenía en su mente eso, que yo todavía tenía la orina de la policía.

Y me preguntó: ¿no te arreglaste los dientes? Porque yo te vi cuando te rompieron los dientes.

¡Imagínese cómo dañan a un niño! Esa niña va a quedar para el resto de su vida marcada como quedé yo, como quedó mi madre, así como quedó toda la generación mapuche.

Yo traté de abrazarla y mi hija se desmayó. Y cuando reaccionó estaba en el hospital y me dijo que no quería ir a Chile porque ella iba a ser la próxima detenida.

Yo dejé a una hija chiquita y cuando volví mi hija estaba más alta que yo y con otro pensamiento, con otra forma de ser. Y entonces fui donde los médicos, las autoridades y yo les dije que entregué a mi hija sana y ustedes me la devuelven sana.

Chile me dió dos meses de permiso para ver a mi hija pero yo no voy a volver. Porque me voy a quedar hasta qué me lleve mi hija.

Los médicos me dijeron que iban a extender mi estadía y con ustedes me voy a sanar.

Porque se va a necesitar que se envíen muchas cartas al gobierno que quiero garantías de tranquilidad y bienestar a mi familia y que no sea perseguida más por defender mi tierra.

Yo defiendo mi tierra porque cortan los árboles nativos.

Y destruir los árboles es destruir mi vida, mi naturaleza... y además de eso pasan por el patio de mi casa. Yo creo que a ninguna persona le gustaría que una carretera donde trasladan pinos pasara por delante del patio de su casa donde no hay tranquilidad, no respetan los cementerios, no respetan absolutamente nada.

No hay un respeto por la biodiversidad sino que hay matanza, política, exterminio con nuestro pueblo originario.

Cuando se habla de Tribunal de Justicia Climática yo diría también de los derechos humanos. Para que algún día también en España que tanto daño hiciera a nuestro territorio se hiciera un tribunal para sancionar a los estados que incumplen y criminalizan a los pueblos originarios.

Porque no se puede hacer tanta matanza con nosotros. A mi salida de la cárcel 32 hermanos ya se morían de huelga de hambre.

Yo apenas salía pero no podía ayudar a  la gente que estaba mal. Estaba igual  que ahora, veía una luz en mi cabeza y no podía ver por qué había pasado cuatro años en la oscuridad.

Pero sin embargo les di animo porque este brazo lo tengo prácticamente inválido porque durante todo el tiempo me retorcían los brazos y es por eso que solamente muevo la mano y no el brazo.

En ese minuto les dije a los hermanos que tenemos que movilizarnos, la tierra es nuestra y tenemos que defenderla, no podemos quedarnos callados.

Me trasladaré a Santiago y el presidente me tiene que recibir y nuestra gente no morirá de hambre.

Y así fue que se inició la recuperación de los hermanos. Mi hijo Waikilaf ha sido tremendamente maltratado, golpeado, con sus dientes rotos, con su espalda quemada y con balazos en su cuerpo, ha sido inmensamente golpeado cualquiera de ustedes pueden ver las imágenes están en Youtube, podéis poner waikalif cadin calfunao y podéis ver los videos de la represión como hemos vivido como mujer, por ser autoridad, por ser madre, por ser mapuche.

Porque nunca me quito de la vestimenta, porque siempre me he sentido digna y en cualquier parte he defendido mis derechos. Y esa es la razón por la que no le gusto al estado chileno, le caigo mal por ser una mapuche y no ser una subordinada ni una sometida a sus normas y a sus reglas.

Como norma nosotros los mapuches tenemos nuestras propias formas de vida, nuestra propia estructura, nuestra propia política y no tenemos por qué obedecer a otra estructura política.

Y los tribunales me condenaron a tanto tiempo porque ellos obligaban a que yo hablara en castellano pero yo hablaba mi idioma y yo decía que era mapuche y ustedes me estaba aplicando una ley que es para los chilenos y los chilenos no tienen jurisdicción sobre nosotros.

Porque nosotros los mapuches nunca hemos renunciado a nuestros derechos fundamentales que son el derecho a la vida, a nuestra libre determinación, a la restitución de nuestras tierras, el derecho a nuestra cultura.

Nosotros no queremos ser chilenos y nunca lo vamos a ser. Chile es ficticio. Chile no tiene identidad, no tiene cultura. Chile viene de una mezcla, de una diversidad de personas. Ustedes cómo pueden ver donde ingresan estos proyectos, como destruyen a una familia, como destruyen a una comunidad, como destruyen a pueblo. Y el solo hecho de tener plata.

Hace algún tiempo me pregunte en la cárcel ¿que hará esta gente con tanta plata? Cuando el último río se haya contaminado, cuando el último pedazo de tierra esté totalmente seco, y no exista ningún árbol no habrá agua, y tendrá una mesa con un mantel con un signo de euros y tendrán en sus platos puras monedas y puros billetes.

Eso es lo que comerán. Y con un sol que los queme. Y hacia allí vamos nosotros si no ponemos atajo a esto.

Yo sé que hoy en día hay grandes cosas de las que la gente habla y que se hacen miles de tribunales y que se hacen tantas cosas por defender la naturaleza, pero veo que si cada uno de ustedes y cada uno de nosotros tuvieran conciencia el destino sería otro.

Yo vengo aquí y puede hablar de la naturaleza y la no contaminación pero salgo a fuera y me hecho un cigarro. Y sigo hablando de no contaminación y voy y me tomo un nescafé o me tomo una coca-cola. Es muy bueno hablar de cómo salvar el planeta pero ¿qué hacemos nosotros?

¿Tenemos dos o tres horas apagada la luz,  al día? No, porque estamos todo el día con el ordenador. Yo nunca he vivido con luz y no me hace falta la luz. Hay muchas cosas que son un mal necesario. ¿Qué hacemos nosotros? Cuidamos el agua, reciclamos, podemos hacer muchas cosas desde dentro de la casa, como reciclar la basura y la vida sería otra

.Nosotros somos ecologistas desde que en nacemos. Sabemos que la naturaleza hay que cuidarla y tenemos un amor tan grande por la naturaleza que muchas veces se nos ha tildado de que somos tontos, de cómo podemos amar la naturaleza, como vamos amar la tierra y vamos a dar la vida por ella.

Nosotros no somos consumistas, tenemos amores distintos. Yo no amo la tele ni un ordenador, me da absolutamente lo mismo. Porque no solamente la contaminación viene con la naturaleza sino que la contaminación viene con la mente y el espíritu.

Hoy en día hablamos con amor, respiramos con amor y también es una contaminación. Hay miles de contaminaciones como el odio. Por eso la gente ama tanto el dinero porque no tiene amor de su alma. El tener poder los hace más poderosos. Por eso los ricos van a ser siempre ricos y los pobres van a ser siempre pobres, porque esa es la vida que tocó.

En las comunidades nosotros siempre hemos sido igualitarios.

La autoridad es para servir y atender al otro no para que la gente sirva a la autoridad. Yo soy autoridad en mi pueblo y mi pueblo yo soy la que defiendo a mi gente.

Yo soy la que estoy presa, yo soy la que saco adelante a mi pueblo y lucho por ellos.

Hoy en día se habla de la crisis energética de que hay que generar más embalses, en Chile para inundar 18 km y van a inundar los cementerios y toda la gente va a quedar bajo el agua.

En el nombre de la tecnología mandarán una cantidad enorme de mapuches presos porque se oponen a que haya un desarrollo.

Pero es que nosotros nunca hemos querido el desarrollo, ni el progreso. Y ni siquiera nos han preguntado si queremos eso o no. Nosotros hemos vivido milenariamente así y no hemos necesitado ningún tipo de progreso.

Y tampoco estoy en contra del progreso. Pero hay formas de hacer el progreso. Y por eso se va a destruir el planeta, y por eso se cae el planeta y vamos a pagar justos por pecadores.

Yo les invito a todos juntos a que nos unamos y formar una vida más justa y más solidaria, humana para que dejemos algo a las futuras generaciones, para los futuros niños. Porque ustedes pueden ser autoridades y su palabra pueda valer en alguna oficina o en lugar evento porque puede generar insidia, armonía o va generar una desunión por eso es muy importante como nos dirijamos. En la cárcel todavía me queda por firmar un año y mientras tanto voy a estar por acá descansando y darle las gracias por indicarme y compartir este momento. Muchas gracias



-Jose Antonio Martín Pallín – Magistrado emérito del Trubunal Supremo

Buenas tardes. En primer lugar mi agradecimiento a los organizadores por haber pensado en mi para una tarea que realmente se ajusta bastante a lo que podría ser el desempeño profesional al que me dedico desde hace muchos años como es formar o presidir un juicio  de jurado que es lo que se va a celebrar a partir de la constitución esta noche del jurado y mañana en la sesiones que se van a celebrar.

Voy hacer unas breves consideraciones sobre el tema que se planteó mucho antes de Cochabamba cómo dijo Tom sobre la posibilidad de establecer un Tribunal de Justicia Climática.

A mi la palabra justicia me pone un poco descolocado porque esto de encontrar la justicia es una tarea difícil, pero sí de jurisdicción internacional para poder imponer sanciones ,que es una expresión quizás menos pretencioso o más técnica, pero es lo que realmente se persigue con la instauración de este tribunal.

No hay ninguna obstáculo por lo jurídico ni en el derecho internacional ni en la carta de Naciones Unidas ni en los pactos internacionales ni en los derechos nacionales ni en los pactos regionales y sectoriales como podría ser la Unión Europea o la OEA para poder construir hoy un tribunal que tuviese las características propias de todo órgano encargado de aplicar una normativa que existe en abundancia ya en todos los países.

Hace 30 o 40 años estos problemas del medio ambiente ya se vislumbraban por gente que supo anticiparse con gran profundidad y vigencia a todo lo que se podría originar por el desarrollo incontrolado de los medios explotación tanto de la naturaleza como de producción.

Hace tiempo digo, se pensaba que el derecho tenía que regular esto de alguna manera no se podía dejar a la libre decisión de los interesados que como es lógico iban a pensar en el propio beneficio y no en los intereses colectivos.

Pero se creía que derecho penal que es un derecho sancionador, un derecho que impone sanciones de carácter grave como la privación de la libertad o también penas importantes de multas y otras posibilidades a las que me referiré más adelante.

Del derecho penal se decía,  bueno, todavía no es necesario basta con que haya un control administrativo. Con que los gobiernos no den autorizaciónes para explotaciones ilimitadas hará que suspendan la explotación que traspase las normas de concesión.

Todo esto se mueve para los que no son juristas en el campo del derecho administrativo. Durante algunos años esta posición era prácticamente sostenida por la mayoría de los juristas hasta que surgió el tema de la India de la industria química de Bhopal con una secuela impresionante de muertos.

A partir de ahí se empezó a reflexionar si por supuesto el derecho tenía que seguir actuando pero no solamente el derecho administrativo sino también el derecho penal. Repito que no hay ningun obstáculo, porque ciñendome al ámbito regional europeo que es el que más conozco, la asamblea del Consejo de Europa desde hace ya muchos años, viene recomendando la utilización del derecho penal para sancionar aquellas conductas graves que ocasionen daños medioambientales y así todo los códigos penales y que yo conozco y que me puedo extender al área regional europea sino también americana, asiática etc. muy pocos códigos penales del mundo excluyen de su texto un capítulo dedicado a los delitos medioambientales.

No vamos a entrar ahora si la técnica que se utiliza para la solución es la adecuada o no porque no es ni el momento ni el foro.

Pero sí tenemos un consenso universal y una posición unánime en todos los países para considerar que determinadas conductas pueden ser merecedoras de la sanción del derecho penal, el paso más lógico y más evidente es que el derecho penal no se puede dejar en una mera declaración retórica o poética.

El derecho penal hay que aplicarlo y para aplicarlo están los tribunales. En una sociedad civilizada el único organismo encargado de aplicar el derecho penal e imponer las penas son los tribunales.

Por lo tanto todo los tribunales nacionales ponen a diario y habrá infinidad de jurisprudencias quizás no tanta como la que debería de ser necesaria, seguramente muchas conductas quedan impunes, pero hay numerosas sentencias castigando conductas en cada país que el código penal considera delictivas.

Yo personalmente tuve la suerte de poner la primera sentencia desde el Tribunal Supremo español sobre un delito medioambiental en el año 1991 de la central térmica de Cataluña y a partir de ahí la comunidad jurídica empezó a comprender que no solamente ya se había dado el paso de incorporar estas conductas al derecho penal, sino que los tribunales habían demostrado que era posible también imponer sanciones.

Hay que dar un paso más.

Este paso se había iniciado antes de la Cumbre del Cambio Climático de Cochabamba pero allí se trató de profundizar un poco más, en la necesidad de crear un Tribunal Penal Internacional o una Justicia Penal Internacional sobre aquellos delitos graves que afectan intereses de la humanidad en materia de conservación del medio ambiente.

Y repito esto porque algunas veces hay personas con situaciones que con la mejor intención se lanzan por esa vía sin advertir que existen riesgos y existen límites.

En primer lugar un Tribunal Penal Internacional, no puede conocer de banalidades, es decir, de conductas que tienen un reflejo ilimitado del ámbito nacional.

Tienen que ser conductas como por ejemplo el Estatuto de la Corte de ni más ni menos es el genocidio, los delitos de lesa humanidad, los crímenes de guerra y el delito de agresión.

Es bueno, no solamente porque con ello se respeta lo que los juristas tenemos que tratar de ajustar continuamente es el principio de proporcionalidad a un crimen de proporciones internacionales una reacción internacional. Por lo tanto si algún día y yo espero que no a mucho tardar se consolide y aparezca un tribunal penal internacional de justicia climática tenemos que ser conscientes de que no podemos introducir conductas que puedan desorientar y que en todo caso además serían inútiles porque los propios tribunales internacionales podrían haberlas perseguido.

Algunos a lo mejor les suena los párrafos que vienen a continuación: todos los pueblos están unidos por estrechos lazos y sus culturas configuran un patrimonio común y hemos observado con preocupación que este delicado mosaico puede romperse en cualquier momento. Los crímenes más graves de trascendencia para la comunidad internacional no deben quedar sin castigo. Y el interés de las generaciones presentes y futuras es necesario establecer una Corte penal internacional de carácter permanente, independiente y vinculada al sistema de Naciones Unidas que tenga competencia sobre los crímenes más graves de trascendencia para la comunidad internacional en su conjunto.

Este es el preámbulo del Estatuto de la Corte de Roma y es el texto aprobado por Naciones Unidas sometido a aprobación por Naciones Unidas firmado por la mayoría de los países, pero como saben los que se acercan a esta materia con la exclusión de las grandes potencias sobre todo por la frase muy expresiva del presidente Bush de que ningún soldado norteamericano se sentará ante la corte penal internacional.

No se si el presidente de turno dirá ningún presidente de consejo de administración de una empresa transnacional norteamericana se sentará ante la Corte de Justicia internacional .

Creo que esta última afirmación no se va atrever hacerla. Otra cosa es que pongan todo los obstáculos para qué no se pueda llevar a efecto, pero no creo que puedan hacer impunemente esta afirmación.

Por otro lado en el propio Estatuto de Roma para definir los delitos hay uno que hace referencia expresa a los delitos medioambientales.

No es por tanto nada innovador que en su momento se pueda hacer y se pueda incluir en esta materia.

Dentro de los crímenes de guerra, se considera como crimen de guerra los daños extensos, duraderos y graves del medio ambiente realizado en situación de guerra.
Por lo tanto los daños extensos, duraderos y graves al medio ambiente realizados fuera del situación de guerra no habría inconveniente ninguno en introducirlos en ese futuro tribunal penal internacional sobre las conductas contra el medio ambiente.

El tema creo que ha adquirido una dimensión imparable en su discusión y la realidad, la desgraciada realidad que estamos presentes y a la que hacía referencia Tom del tema del Japón o las consecuencias derivadas de algunas actuaciones en la guerra de Irak, ponen de relieve que esto ya es algo que tenemos que solucionar.

Quizá el tema del Japón no sea el más ajustado posible, porque efectivamente hay dos cuestiones separadas, una es el debate de la energía nuclear que es muy importante y otra la existencia de un elemento natural como es un terremoto, que es el que ocasiona dentro de lo que los juristas llamamos relación de causalidad, la ruptura y el escape al que se refería y que va ocasionar la fuga y fíjese ustedes si tiene trascendencia todo este hecho desde el punto de vista de la contaminación medioambiental que en este momento tiene unas conversaciones y una reclamación del gobierno chino con respecto al gobierno japonés, porque el gobierno chino está seriamente preocupado por ese vertido que está siendo consentido por el gobierno japonés.

Hay conductas graves, conductas que se están realizando impunemente con el consentimiento explícito y tácito de unos países con la compra de voluntades hay un aspecto que quizás no vamos a tratar, pero que estamos relacionado es todo el tema de corrupción de los funcionarios y que están relacionados con el medio ambiente y con la exhalación de estas grandes empresas que para poder sortear las posibles barreras jurídicas que pudieran tener en su país no dudan en comprar voluntades e incluso hacer lobys o presiones para cambiar la normativa jurídica.

Es toda una cadena que va formando un magma que algún día sino se pone coto a ello alguien, no digo que estalle, pero simplemente va tener ante si un vacío prácticamente lunar. No quiero extenderme más más adelante ya haré alguna referencia sobre cuál es el esquema que vamos a desarrollar los que tienen el programa saben que que un juicio es fundamental saber quién es el acusado, porque no se puede celebrar un juicio contra la Santa Compaña o  una institución eterea,los juicios son contra personas físicas o personas jurídicas perfectamente identificadas y aquí tienen la lista y precisaremos cuáles son.