21-F aniversario San José Apartadó
Apartadó: "río de los plátanos" en lengua indígena

La comunidad de paz de San José de Apartadó fue una sugerencia del arzobispo de Cali, monseñor Isaías Duarte Cancino. Giraldo narra que monseñor Duarte les planteó a los habitantes de la zona que, “para que no se desplazaran más campesinos ni perdieran sus tierras, ya que era una zona de guerra, se declararan comunidad de paz y reivindicaran los derechos de la población civil en medio de un conflicto armado”. Para el jesuita, la causa de la violencia contra la comunidad de San José es su decisión de mantenerse al margen del conflicto. “Pretendo que el país se dé cuenta de esto y busque una solución. Por eso les entregamos el texto a magistrados, periodistas y congresistas, ya que uno ve que Colombia no conoce estos hechos”..
 
Masacre del 21 de febrero de 2005

“...No podemos decir nada más; el dolor nos embarga tan profundamente que sólo podemos llorar. El Estado colombiano, como muestra de su increíble ilegitimidad, ha realizado otra masacre que baña de sangre nuestras tierras. El ejército ha masacrado a LUIS EDUARDO GUERRA GUERRA, de 35 años de edad, líder de la comunidad y miembro del Consejo Interno desde los inicios del proceso. A su compañera BELLANIRA AREIZA GUZMAN de 17 años, a quien hace tan sólo unos días se había unido, a su hijo DEINER ANDRES GUERRA de 11 años y quien había sido herido el 11 de agosto de 2004 con una granada dejada por el ejército. A ALFONSO BOLIVAR TUBERQUIA GRACIANO de30 años líder de Mulatos y miembro del Consejo de Paz de la zona humanitaria de Mulatos. A su compañera SANDRA MILENA MUÑOZ POZO de 24 años y a sus hijos SANTIAGO TUBERQUIA MUÑOZ de 2 años y a NATALIA ANDREA TUBERQUIA MUÑOZ de 6 años....”

 
21 DE FEBRERO DIA DIGNIDAD http://cdpsanjose.org/?q=node/78
El miedo,  la desesperanza, la desilusión, la rabia, el dolor y la impotencia han sido sentimientos que durante estos  años nos han embargado,  la ausencia de nuestros compañeros asesinados el 21 de febrero de 2005  por el ejército,  nos golpea diariamente el alma.

Los portadores de la muerte los que les quitaron la vida a Luis Eduardo, Bellanira, Deiner, Santiago, Sandra, Alfonso, Alejandro y Natalia siguen en total impunidad, ésta que durante décadas ha reinado en Urabá y que le permite a esos mismos asesinos,  asesinar y seguir insultándonos, ellos saben que el Estado, sus instituciones, están hoy día para ampararlos en su accionar de exterminio contra la comunidad.


¿Qué es la Comunidad de Paz:?
DECLARACIÓN RELATIVA A LA COMUNIDAD DE PAZ DE SAN JOSÉ DE APARTADÓ

CONSIDERANDO:

La gravedad de la actual crisis humanitaria y de desplazamiento forzado por la que atraviesa el Corregimiento de San José del Municipio de Apartado, región de Urabá, departamento de Antioquia.

La persistente presencia de actores armados que de manera indiscriminada atacan a la población civil generando graves violaciones a los derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario.

La necesidad de que la población civil establezca mecanismos frente a los actores armados que desarrollen el Derecho Internacional Humanitario en busca de su propia protección

Que las medidas estatales para el control y judicialización de los actores armados no han impedido ni su crecimiento ni su accionar dejando a las comunidades en un grado máximo de exposición y riesgo.

Que las acciones de los grupos armados en las zonas rurales han producido grandes desplazamientos de Comunidades campesinas hacia centros urbanos, luego de ser víctimas de ejecuciones fuera de combate, la destrucción y saqueo de bienes y las amenazas de nuevas acciones si no abandonan los territorios.

Que reconociendo la voluntad de la mayoría de los miembros de las comunidades desplazadas del Corregimiento de San José de Apartado, luego de un proceso de consulta interna han decidido declararse como: COMUNIDAD DE PAZ DE SAN JOSÉ DE APARTADO.

SAN JOSÉ DE APARTADO - COMUNIDAD DE PAZ

Los miembros de las veredas desplazadas del corregimiento, así como los habitantes que libremente deciden acatar los siguientes artículos que desarrollan y reglamentan la Comunidad de Paz de San José de Apartado:

ARTÍCULO 1.

La comunidad del Corregimiento de San José de Apartado, luego de un amplio proceso de consulta interna y acogiendo la voluntad de la mayoría de sus habitantes ha decidido declararse como Comunidad de Paz de San José de Apartado, mientras el conflicto interno persista y la guerra continue.

ARTICULO 2.
La Comunidad de Paz de San José de Apartado se define como aquella que hace parte de la población civil campesina, no combatiente y que a pesar del desarrollo de las hostilidades, se protegerá sin distinción alguna de los rigores de la confrontación.

Parágrafo 1. En ningún momento los integrantes de la Comunidad de Paz de San José de Apartado podrán ser objeto de violaciones a los Derechos Humanos o de infracciones al Derecho Internacional Humanitario.

Parágrafo 2. Para efectos de la presente declaración se entenderá como Comunidad de Paz de San José de Apartado:

a. Los habitantes de las diversas veredas y del casco urbano del corregimiento de San José de Apartado, que se han comprometido libremente en dicho proceso.

b. Personas civiles que no participen en las hostilidades que no realicen actividad alguna índole militar durante su estancia en la comunidad de Paz de San José de Apartado y que se comprometan con los estatutos y reglamentos de esta comunidad,

c. Personas cuya permanencia sea tran sitoria en la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, siempre que se comprometan con los estatutos y reglamentos y que se encuentren cobijadas por el estatuto de protección a la población civil.

ARTÍCULO 3.

Las personas que hacen parte de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó no realizarán actividad alguna que tenga relación directa o indirecta con las operaciones militares de ninguno de los actores en conflicto, o con el apoyo táctico o estratégico de los mismos.

Parágrafo 1. Las personas que hacen parte de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó se comprometen a no participar directa ni indirectamente en las hostilidades y a cumplir con las siguientes condiciones:

a. Los miembros de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó se abstienen de portar y/o tener armas, municiones o materiales explosivos.

b. Los miembros de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó se abstienen de brindar apoyo logístico a las partes en conflicto.

c. Los miembros de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó se abstienen de acudir a alguna de las partes en conflicto para solucionar problemas internos, personales o familiares.

d. Los miembros de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó se comprometen a participar en los trabajaos comunitarios.

e. Los miembros de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó se comprometen a la no injusticia e impunidad de los hechos.

ARTICULO 4.

La Comunidad de Paz de San José de Apartadó tomará todas las medidas oportunas y necesarias para controlar el acceso o tránsito a todas las personas sin derecho a permanecer o movilizarse por los sitios de asentamiento de la Comunidad de Paz.

ARTÍCULO 5.

La Comunidad de Paz de San José de Apartadó se limitará a los habitantes del corregimiento que libremente se hayan acogido al proceso de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, así como a las áreas de cultivo para su subsistencia y a sus fuentes de abastecimiento de agua y energía. La Comunidad de Paz de San José de Apartadó reunirá las condiciones para recepción y alojamiento transitorio de las personas forzadas a desplazarse como consecuencia del conflicto armado interno.

ARTÍCULO 6.

Los lugares donde resida la Comunidad de Paz de San José de Apartadó se encontrarán claramente identificados con señales como banderas y vallas ubicadas en la periferia de las zonas y el distintivo será un círculo rojo con un fondo blanco. De igual forma serán distintivos los símbolos que la comunidad vaya acogiendo. Los miembros de la Comunidad de Paz de San José de Apartado portarán un carnet que los acredita como miembros de la misma.

ARTÍCULO 7.

La Comunidad de Paz de San José de Apartado reconoce la competencia de un Consejo Interno conformado por:

• Siete delegados de la Comunidad de Paz de San José de Apartado quienes deberán ser elegidos regular y oportunamente y posesionados ante la misma, además de un Fiscal que tendrá voz, pero no voto. El Consejo tomará sus decisiones en forma autónoma y en caso de que lo solicite podrá tener la asesoría de:

• Un delegado de ONG nacional.
• Un delegado de la Diócesis de Apartadó.

El Consejo Interno se dará su propio reglamento y podrá tomar decisiones si existe mayoría absoluta, es decir cuatro más uno.

Parágrafo 1. El Consejo Interno cumplirá funciones administrativas y disciplinarias para observar el acatamiento de las obligaciones de los miembros de la Comunidad de Paz consignadas en la presente declaración.

Firmado en SAN JOSÉ DE APARTADO a los 23 días del mes de diciembre de 1997, en fe de lo cual firman los representantes de la comunidad.

Este texto incluye las reformas a la declaratoria firmada el 23 de marzo de 1997.

 
..de la historia, terrible,  de la Comunidad:
 
Hemos sufrido masacres, como la ocurrida en abril de 1999 en la que fueron asesinados tres miembros de nuestra comunidad; la de febrero de 2000 en que fueron asesinados cinco miembros de nuestra comunidad; la ocurrida en el caserío de La Unión, caserío donde retornaron familias desplazadas en 1998, en la que fueron asesinados seis miembros, varios de ellos líderes de la comunidad. El 21 de febrero de 2005  asesinaron a uno de nuestros líderes históricos, Luis Eduardo Guerra, con su familia, como también a Alfonso Tuberquia, líder de La Resbalosa, con su esposa y sus niños y un trabajador.
 
En varias oportunidades, operativos conjuntos de militares y paramilitares han ocasionado desplazamientos, como los realizados en marzo de 1997 cuando desalojaron todas las veredas; el realizado en septiembre de 2001 a la vereda La Unión, cuando también asesinaron a un miembro de la comunidad; los realizados contra La Unión entre junio y octubre de 2002. Entre 2003 y 2004 hubo siete desplazamientos de familias de las veredas Mulatos y Resbalosa. Además, tres de nuestras mujeres fueron violadas por militares. Estos mismos protagonizaron quemas de viviendas, como la realizada en marzo de 2001 en San José y la quema de la escuela y de varias casas en la vereda de Mulatos en 2002 y en 2004.
 
Las acciones de muerte y terror contra la comunidad suman más de 560, solo contando las más graves contempladas por el derecho internacional, entre ellas más de 185 asesinatos.
 
En el caserío de San José firmamos nuestra declaratoria de Comunidad de Paz el 23 de marzo de 1997 y teníamos la esperanza de ser respetados en medio del conflicto. Una semana después volvimos a San José con las esperanzas destrozadas, huyendo de los bombardeos y las acciones de los paramilitares que desmembraban con machete a quien cogían.
 
 
el 21 de febrero de 2005
 
El lunes 21 de febrero fueron asesinados, por personal uniformado y armado que se identificó como perteneciente a la Brigada XI del Ejército Nacional con sede en Montería, Luis Eduardo Guerra Guerra, de 35 años de edad, líder de la Comunidad de Paz de San José de Apartadó y miembro del Consejo Interno desde los inicios del proceso; su compañera Bellanira Areiza Guzmán de 17 años, a quien hace tan sólo unos días se había unido; su hijo Deiner Andrés Guerra de 11 años, quien había sido herido el 11 de agosto de 2004 con una granada dejada por el Ejército; Alfonso Bolívar Tuberquia Graciano de 30 años, líder de Mulatos y miembro del Consejo de Paz de la zona humanitaria de Mulatos; su compañera Sandra Milena Muñoz Pozo de 24 años y sus hijos Santiago Tuberquia Muñoz de 2 años y Natalia Andrea Tuberquia Muñoz de 6 años.
 
En 2008 el capitán del Ejército Guillermo Armando Gordillo Sánchez, aceptó su responsabilidad en los delitos de homicidio en persona protegida y concierto para delinquir. Y sin embargo su testimonio fue invalidado por la jueza para conseguir impunidad para el resto de militares.
En 2010 el excomandante del ejército, general Mario Montoya Uribe, fue implicado por tres coroneles de la brigada 17 , en la operación que terminó con la muerte de ocho personas en el municipio de San José de Apartadó, en Antioquia.
El patrullaje conjunto de paramilitares y militares" no fue considerado suficiente prueba por la jueza, para incriminar a los militares en la masacre.
 
Padre Javier Giraldo: "En Colombia la impunidad es la medida de todas los crímenes... creo que lo que ha preocupado al Gobierno en la masacre de San José de Apartadó es que no contaban con una reacción internacional tan fuerte"
 
 
Fusil o toga

“El domingo 4 de abril de 1999, a las 23 horas, diez hombres fuertemente armados, entre los cuales había reconocidos paramilitares que actuaban en la zona, ingresaron al caserío de San José, se pasearon por sus calles insultando a todos los pobladores y luego llegaron a la casa de Aníbal Jiménez, miembro del Consejo Interno de la comunidad de paz, educador, artista y autor del himno de la comunidad, y lo ejecutaron frente a sus niños pequeños”.

Este es un fragmento del libro Fusil o toga, toga y fusil, escrito por el sacerdote jesuita Javier Giraldo
 
 
Concentración en Oviedo: un año despues de la masacre:
/textos/hemeroteca/2006_1/colomb_concentr_ovie.html
 
en la radio se dijo que   /textos/hemeroteca/2006_1/onda-cero4.html
 
 
Crónica de la concentración en Uviéu-Oviedo para repudiar la masacre de hace un año en San José Apartadó
febrero de 2006 . Pachakuti.

x Glayiu.org http://www.nodo50.org/tortuga/Cronica-de-la-concentracion-en

Pese a la lluvia. Pese a la declaración de "extemporanea" por parte del delegado de gobierno en Asturias. Pese al frio y el granizo.

Numerosos colectivos y personas se concentraron ante el Teatro Campoamor de Oviedo para repudiar la masacre de hace un año en San José Apartadó.

30 colectivos enviaron carta a Uribe por la política de exterminio contra las Comunidades de Paz. Se recordó a Luciano Romero, trabajador despedido de la nestlé, quien estuviera acogido seis meses a un programa de protección asturiano, y asesinado a su regreso en Valledupar...

y por ligazón con su sindicato, Sinaltrainal, se esbozaron los términos de la Campaña contra Cocacola que se inicia en Asturias, para denunciar los asesinatos cometidos contra sus trabajadores.

Asturias de nuevo dió un ejemplo de acompañamiento y Solidaridad, y se estudiará si se emite análisis y denuncia por la increible actitud de posible connivencia del delegado de gobierno con los masacradores en San José Apartadó, al intentar prohibir este gesto solidario.
 
Exposición del ayto de Burgos, en Asturias:
http://www.asturiasverde.com/2007/junio/00713exposicion.htm
 
/textos/hemeroteca/2007_1/co_apartado_agresion.html
 
http://www.asturiasverde.com/2007/junio/00750encuentro.htm


San José Apartadó. aniversario masacre